PMPhoto / SplashNews.com / GTRES

Britney Spears celebra su libertad terminando con 14 años de sobriedad

Tutela legal

Se bebe un sorbito de champán para brindar por el buenísimo momento por el que pasa, ella dice que es "el mejor día de su vida".

CUORE.ES -

Por fin es libre y Britney Spears (40) ha querido celebrarlo de una forma inesperada: ¡terminando con 14 años de sobriedad con una copa de champán! La princesa del pop ha pasado el fin de semana celebrando el final de su tutela legal en la intimidad, pero ahora ha vuelto a echar mano de su cuenta de Instagram para darle públicamente las gracias tanto a su abogado como a todos los fans por el apoyo que le han brindado a lo largo de los años hasta llegar a este momento, que denomina "el mejor día de su vida".

Britney también ha desvelado que anoche se tomó por fin su primer vaso de champán "en el restaurante más bonito que cualquiera pueda imaginar". Quienes escucharon el testimonio que compartió el pasado verano ante la jueza que llevaba su caso, recordarán que la cantante habló largo y tendido de su ingreso no voluntario rehabilitación y de los dos años que pasó acudiendo a reuniones de alcohólicos anónimos a pesar de que por aquel entonces ni siquiera bebía. "Y debería hacerlo después de todo lo que me han hecho pasar", aseguró ella.

Sin embargo, parece que la artista ha decidido renunciar a la vida abstemia y empezar a recuperar el tiempo perdido, aunque sea a sorbitos, como en la canción.


"Voy a pasarme los próximos dos meses celebrando mi libertad y mi cumpleaños. A ver, después de 13 años... creo que ya he esperado suficiente", ha proclamado. De hecho, otro gran cambio que ha hecho en su vida, bueno tampoco enorme, ha sido en su pelo.

Britney es ahora más rubia, y aunque no lo ha contado ella, su peluquero sí ha contado que le han hecho mechas aún más claras, para reflejar la luz que ahora desprende con su recuperada libertad.

El mejor día de su vida: risas y lágrimas

Según fuentes de su círculo más cercano, la princesa del pop reaccionó al dictamen de la jueza Brenda Penny con una mezcla de "risas y lágrimas", incapaz todavía de asimilar que finalmente había recobrado su autonomía personal y financiera tras más de una década a merced de su padre, Jamie Spears, quien por cierto se mostró favorable a terminar con este arreglo judicial en cuanto la magistrada le relevó de su cargo.

"Lloraba y se reía al mismo tiempo. Le costaba entender que, después de tantos años, la pesadilla por fin había terminado", ha revelado un informante en conversación con la revista People. "Está muy agradecida a todo el mundo que le ha ayudado en este proceso", ha añadido, señalando que para ella, el día que se comunicó que su libertad era real se había convertido en "el mejor día de su vida".

Tan pronto como se comunicó oficialmente la noticia, Britney Spears recurrió a sus redes sociales para publicar un vídeo que retrataba a un grupo de fans celebrando su 'puesta en libertad' con vítores y confetti, ubicados todos ellos a las puertas de la corte californiana donde se tomó una decisión histórica. Entre otras muchas cosas, Britney podrá centrarse ya en los preparativos de su boda con Sam Asghari, de quien dijo que solo se convertiría en su marido cuando ella fuera una mujer libre.

"Dios mío, ¡quiero tanto a mis fans! Es una locura, creo que me voy a pasar el resto del día llorando. ¡El mejor día del mundo! Alabemos al Señor... ¿Puedo conseguir un amén? #Britney liberada", escribía henchida de felicidad y exultante ante el fin de su particular calvario.