@britneayspears / INSTAGRAM

Britney Spears dice que debería haber dado un bofetón a su madre y a su hermana

En modo 'toxic'

La cantante ha soltado de todo por la boca en una de sus fotos de Instagram. 

CUORE.ES -

Las movidas para nuestra querida Britney no terminan: los abogados de Britney Spears (40) han enviado una carta de aviso a su hermana pequeña Jamie Lynn, quien se dispone a publicar una autobiografía llena de referencias a la princesa del pop, para forzarla a que deje de revelar intimidades sobre su persona en sus próximas entrevistas y en el mencionado libro. ¡Lo que faltaba! Por esto quizás Britney haya dicho lo que ha dicho de ella y de su madre... 

Curiosamente, al mismo tiempo la cantante ha echado mano de sus redes sociales para desvelar un par de anécdotas personales que no dejan en muy buen lugar ni a su hermana ni a su madre Lynne, a quienes debería haber abofeteado "en la cara", según sus propias palabras, a fin de que entraran en razón. Ojito con eso. 

Sobre su hermana pequeña, Britney ha explicado que hubo una temporada en la que la entonces preadolescente se pasaba el día viendo la televisión o, en su defecto, tumbada sin hacer nada en una colchoneta hinchable de la piscina. La cantante ha contado que ella decidió quedarse unos días en su casa familiar para recuperarse emocionalmente de su traumática ruptura con Justin Timberlake, en 2002, y que lejos de verse arropada por Jamie Lynn (que al parecer buscaba la reconciliación), acabó sintiéndose como un "fantasma" en su propio hogar. Pobri... 

En lo que respecta al lado más vulnerable de Lynne, su famosa hija asegura que acabó cayendo en una profunda depresión tras su separación de Jamie Spears, padre de la celeb. La ingesta de medicamentos y su falta de actividad tanto física como mental la dejaron constantemente aletargada, como se ve en el testimonio de Britney. "No era capaz de mantener una conversación, estaba hecha un desastre", ha asegurado la estrella de la música.

En esta publicación ha sido donde Brit ha abierto el cajón de la caca, maquillándolo un poquito con una foto random: 


"Lo siento Jamie Lynn, yo no tenía fuerzas para hacer lo que se tendría que haber hecho... Daros a ti y a mamá una bofetada en toda la cara", se lee en el último extracto del relato de Britney, sin duda una respuesta a la altura del ejercicio de transparencia que ha hecho su hermana con la redacción de su libro de memorias.