GTRES

Beyoncé y Jay Z se compran este coche por 23 millones de dólares

Se han hecho con el primero de los tres Rolls-Royce Boat Tail que se fabricarán, convirtiéndose así en los dueños del coche más caro del mundo

Calderilla.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Sabemos que las cuentas corrientes de los famosos poco tienen que ver con las nuestras, y que lo que para nosotros supone una hipoteca a 30 años ellos lo pueden pagar sin preocuparse de si van a llegar a fin de mes o no, especialmente si hablamos de fortunas como las de Beyoncé (40) y Jay Z (52). Y es que, se rumorea que el matrimonio se caba de hacer con uno de los tres Rolls-Royce Boat Tail que se fabricarán en todo el mundo, convirtiéndose así en dueños del coche más caro de la historia 

El fabricante británico de coches de lujo presentó el pasado viernes el exclusivo modelo Rolls-Royce Boat Tail, un vehículo de 20 millones de libras o (23 millones de dólares) que ha establecido un nuevo récord como el coche más caro y del que solo se fabricarán tres unidades.

Aunque en teoría la identidad de los compradores permanecerá en secreto, varias fuentes del sector han asegurado que Beyoncé y Jay-Z se han hecho con el primero de estos deportivos descapotables inspirados en el ya descatalogado Phantom Drophead y cuya trasera imita a la de un yate.


El diseño en general del automóvil está pensado para que se utilice en las carreteras de la Costa Azul, que Jay-Z y Beyonce visitan con regularidad y donde, de ser ciertos los rumores, podrán disfrutar de picnics al aire libre gracias al sistema de almacenaje para botellas y comida (incluido un compartimento solo para el caviar) que se encuentra en el maletero.

¡Cómo son los coches de los ricos!

El Boat Tail viene incluso con una nevera capaz de enfriar hasta los seis grados, que casualmente es la temperatura a la que se recomienda servir el champán Armand de Brignac, el favorito de la pareja, cuyo precio asciende a algo más de 75.000 dólares la botella. También se ha incluido un compartimento para guardar dos mesitas con sus respectivos taburetes y una sombrilla.

Por el momento ni la cantante ni el rapero han confirmado si se han convertido en los orgullosos dueños de este descapotable de cuatro plazas personalizado que ha requerido cuatro años de trabajo, dedicando una increíble atención hasta el más mínimo detalle para diseñarlo y fabricarlo en estrecha colaboración con los clientes que querían un coche único.