bellahadid / INSTAGRAM

Bella Hadid se sincera sobre los trastornos mentales que la obligaron a operarse la nariz

Bella se sentía la "hermana fea"

La modelo ha hablado de sus problemas de autoestima y del síndrome del impostor. 

CUORE.ES -

Para Bella Hadid (25), de 25 años, la presión de los estereotipos de belleza, su incursión al mundo del modelaje desde que era muy jovencita así como las constantes comparaciones con su hermana mayor, la también modelo Gigi Hadid (27), de 26 años, le produjeron algunos trastornos mentales y alimenticios como, que la obligaron a someterse a una cirugía estética cuando apenas era una adolescente.

Durante una entrevista con la revista Vogue, Bella dijo que se sentía "fea", en comparación con su hermana, por lo que se sometió a una cirugía estética de nariz, de la que ahora se arrepiente.

"Ojalá hubiera conservado la nariz que tenía antes. Creo que habría crecido con ella. La gente cree que me he operado toda la cara por una foto mía de adolescente en la que me veía hinchada. Estoy segura de que no tienes el mismo aspecto ahora que a los 13 años, ¿verdad?", dijo la modelo, explicando que la operación de nariz es el único procedimiento cosmético al que se ha sometido en su vida.


"Nunca he usado relleno. Quiero poner fin a esa idea. No tengo ningún problema en admitirlo, pero el relleno no es para mí. Quien piense que me he levantado los ojos o como se llame... ¡Es cinta adhesiva para la cara! Es el truco más viejo del mundo".

La estrella de las pasarelas tuvo su primer acercamiento a la fama en 2011 como estrella ocasional del reality show 'The Real Housewives of Beverly Hills', del que su madre, Yolanda Hadid, de 58 años, era protagonista.

Sin embargo, a partir de 2014, la atención pública se posó en ella después de firmar un contrato con IMG Models para desfilar en pasarelas y ser imagen de campañas publicitarias.

Pero detrás de su trabajo como modelo, Bella afirmó que luchaba cada día con su baja autoestima y con las críticas que la hacían sentir insegura constantemente: "He tenido el síndrome del impostor en el que la gente me hacía sentir que no me merecía nada de lo que tenía. La gente siempre tiene algo que decir, pero siempre me he sentido incomprendida por la industria y por la gente que me rodea".

Asimismo, Bella dijo que durante sus primeros años como modelo tuvo que luchar con los estándares de belleza que representaba su hermana Gigi: "Yo era la hermana más fea. Era la morena. No era tan sorprendente como Gigi, ni tan extrovertida. Eso es lo que la gente decía de mí. Y, por desgracia, cuando te dicen las cosas tantas veces, te lo acabas creyendo".

Bella afirmó a la publicación que tuvo que aprender a ser una "buena actriz" para disfrazar una multitud de miedos e inseguridades. Hace poco confesó que lloraba cada noche por sus problemas de salud mental entre los que están la "ansiedad, depresión, problemas de imagen corporal, problemas de alimentación, que odia que la toquen, que tiene una intensa ansiedad social". Uf... 

En la conversación con la revista, Bella afirmó que en el mundo de la moda la hicieron sentir que había algo "malo" en ella cuando no podía encajar en las tallas de algunos diseñadores y reconsideró que debería haber suficiente apoyo para que las modelos sepan que "están bien".

Tras varios años en la industria, en el ojo público y tras haber reconocido sus inseguridades, la modelo se siente orgullosa de sí misma por haber continuado con su trabajo como modelo, a pesar de sus propias luchas personales.