GTRES

Aurah Ruiz y Jesé Rodríguez, pillados por unos cojines

Rocío Amar dice que podría estar embarazada pero...

Esto es el cuento del nunca acabar.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

La relación de Jesé Rodríguez y Aurah Ruiz tiene más temporadas que 'Anatomía de Grey'. Se tiran meses peleándose en los tribunales, se reconcilian, una nueva traición, un posible embarazo de por medio y... Vacaciones juntos en un yate en Ibiza. Vamos, que lo ves en una serie de Antena 3 y no te lo crees. Aunque ya se sabe que la realidad muchas veces supera la ficción, así que aquí los tienes: RECONCILIADOS. ¿Cómo que te quedas? Te contamos lo que ha pasado.

Son muchas las crisis que ha superado la relación de Aurah Ruiz y el futbolista canario. Tras la última infidelidad de Jesé, la infuencer había jurado y perjurado que habían llegado al final. Pero nada más lejos de la realidad porque la pareja vuelve a estar junta y nos hemos enterado por culpa de unos cojines.

Ya se sabe que el algodón no engaña (y los cojines tampoco). La ex gran hermana se ha subido a un yate en Ibiza, y claro, ha querido compartir el momentazo con todos sus followers. Lo hizo con varias fotos que están ya en su cuenta de Instagram. Del bikini espectacular que lleva puesto no vamos a hablar (mejor lo dejamos para otro momento), pero los cojines que aparecen en la estampa sí que vamos a comentar... Son la prueba definitiva de que ella y Jesé podrían haber decidido darse una nueva oportunidad (la enésima, ejem).

"Te quiero, Ibiza", escribía Aurah junto a las fotos. Aunque a lo mejor debería haber escrito un 'te quiero, Jesé', ¿no crees?

Jesé, por su parte, también publicó un selfie, pero ha preferido hacerlo en los Instagram stories. En la imagen se ve perfectamente que el barco es el mismo en el que está Aurah. Sí, chica, los cojines son igualitos (o los mismos).

@jeserodriguez10 / INSTAGRAM

La reconciliación queda todavía por confirmar, pero de ser cierta llega justo después de que Rocío Amar entrara en directo en 'Solos' para hablar con su amiga Amor Romeira. Lo hacía porque tenía una bomba que soltar: un posible embarazo de Jesé.

"En unos meses hablaremos y a lo mejor habrá sorpresa. Voy a dejarlo ahí. Si eres lista, entiendes lo que te he dicho ahora. Quédate calladita", le decía Rocío a su amiga. Ay, ay, ay. ¡Qué de cositas y la que se va a liar!