@aurah.ruiz / INSTAGRAM

Aurah Ruíz cuenta toda la verdad de su ruptura con Jesé Rodríguez

No ha tenido nada que ver con Sandra Pica ni con ninguna infidelidad... Que sepamos

Le da asco.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Aurah Ruiz (31) ha retomado la actividad en su canal de Mtmad por todo lo alto, y si hace unos días ya nos adelantaba unos buenos 'salseos' con todas las pullitas que le lanzaba a su ya ex pareja Jesé rodríguez, hoy se ha explayado contando todos los detalles de lo que ha pasado para llegar a esta nueva ruptura. Pese a lo que pudiera parecer en un principio, en esto no ha tenido nada que ver Sandra Pica ni los rumores sobre su supuesto escarceo con el futbolista en Ibiza (que ella ya se encargó de desmentir), sino que la canaria ha pasado su límite de aguante con la despreocupación total que tiene Jesé hacia su hijo Nyan, algo que ella no está dispuesta a tolerar.

"No tengo fuerzas. Este es un vídeo de lo más real, con todo lo que estoy viviendo voy a ser sincera. Me he callado mucho tiempo, ya lo sabéis, no me importa absolutamente nada más que mi hijo y yo", comenzaba a explicar delante de la cámara. "Hace tres semanas el papá de mi hijo tenía vacaciones, organicé un viaje a Ibiza, íbamos a ir mis amigas y los amigos de él, en plan familia. Me la jugó, antes de irnos me llamó y me dijo que me tenía que decir un par de cosas y que se iba. Él lleva todo este tiempo viviendo en mi casa. Cuando llegué a casa, recogió todas su cosas y desapareció, esto yo lo tenía clarísimo que me la iba a jugar otra vez".

Sin embargo, Aurah se dio cuenta en ese momento de que esta nueva traición ya no le dolía por ella, sino por su hijo, que tiene una enfermedad incurable por la que necesita atención constante, algo que su padre no le ha dedicado nunca, ni siquiera cuando ha pasado por quirófano. "Él de fiesta y yo jodida, jodida... Se acabó, esto no lo voy a aguantar más. Estuve tres días sin saber de él, no recibí ni una llamada para preguntar por el niño que se había sometido a una cirugía. Le he cogido asco, ¡qué necesidad! Pero esta vez ya no duele, estoy tan quemada. Le dije que si se iba, se iba para siempre, le he bloqueado de todos lados, no quiero saber nada de él. No giro en torno a él, tengo vida. Se piensa que es Dios y no lo es. Yo no le prohíbo llamar a su hijo. Se acabó porque yo le dije que se acababa, me da igual con quien esté. Él se ha matado solo, yo no he hecho nada. El niño va a cumplir 4 años y ya empieza a preguntar y eso a mi me duele. No pienso volver con él. Basta de mentiras".