Ashley Graham / INSTAGRAM

Ashley Graham casi muere durante el parto de sus gemelos

Lo cuenta ella misma

"Eché un vistazo a la habitación y vi sangre por todas partes", ha asegurado la modelo. 

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

De piedra nos hemos quedado cuando la modelo Ashley Graham ha decidido contar cómo fue realmente el parto de sus gemelos. La modelo dio la bienvenida a sus gemelos, llamados Roman y Malachi, a principios de año, pero ha sido ahora cuando ha revelado con una sinceridad sin precedentes que su nacimiento fue todo menos fácil. Y lo ha hecho escribiendo un artículo para la revista Glamour. 

Al recordar la noche de su nacimiento, la modelo explicó que dio a luz a ambos niños de manera segura en su casa, ya que se puso de parto mientras estaba en el baño a las 03:45 am. Poco después, comenzó a sangrar víctima de una hemorragia y perdió el conocimiento. Por fortuna, el equipo médico que allí se encontraba (ya que había preparado el parto) actuaron a la mayor brevedad posible.

En el artículo, la modelo relata la agonía que sufrió.

"La noche que di a luz a los gemelos, tuve una hemorragia", escribe. "Eran las 2 a.m. cuando comenzaron mis contracciones. A las 3:45 am fui al baño pensando que necesitaba ir al baño, y Malachi salió justo cuando llegaba mi doula, a tiempo para traerlo al mundo. Roman nació dos horas y siete minutos después y, al principio todos estábamos celebrando su llegada al mundo. Mi esposo, mi hijo Isaac y todo el equipo médico que allí se encontraba".

"No podíamos creer que mi parto hubiese durado solo tres horas y media, y me sentía increíblemente agradecida con este equipo de profesionales capacitados e inteligentes que me rodeaban, que estuvieron allí para mí cuando tuve a Isaac, y ahora estaban conmigo otra vez por los gemelos", dijo muy agradecida. Sin embargo, su entusiasmo pronto se convirtió en miedo, dado que Graham se comenzó a encontrar mal de manera repentina.

"Lo siguiente que supe fue que miré a mi partera y le dije: 'No me siento bien. Creo que necesito acostarme y me desmayé. Todo lo que puedo recordar es sentir un ligero toque en mi mejilla, que luego descubrí que en realidad era alguien que me golpeaba la mejilla, alguien me tomaba la mano, mi esposo Justin en mi oreja, rezaba y alguien me pinchaba con un aguja en mi brazo. Y recuerdo haber visto oscuridad y lo que parecían estrellas. Cuando finalmente volví en mí, miré a mi alrededor y vi a todos. 'Simplemente me decían: 'Estás bien. Estás bien. Estás bien." No me querían decir, en ese momento, que había perdido litros de sangre", afirma.

"No querían decirme que una de las parteras tuvo que darme la vuelta, presionar su dedo justo sobre el hueso de mi vagina para tratar de detener el sangrado. Y no querían decirme tampoco que la vena de mi brazo seguía colapsando y que no podían introducir la aguja para la oxitocina, así que tuvieron que ponerla en mi mano", recuerda. 

"Pero a pesar de que no querían entrar en detalles en ese momento, miré alrededor de la habitación, vi sangre literalmente en todas partes y dejé escapar un grito profundo y visceral, una liberación emocional del caos que acababa de experimentar. Las parteras me preguntaron si podía levantarme y caminar hasta la cama. No pude. No podía sentarme, ni siquiera gatear",  asegura en su relato.

"Así que consiguieron una sábana de tamaño doble, me enrollaron sobre ella y me arrastraron por el pasillo hasta mi habitación de invitados, donde tenía una cama nido en la que apenas podía tumbarme. Gracias a Dios que los gemelos estaban bien, mientras yo yacía en esa cama durante cuatro días seguidos. No pude caminar durante una semana. Y no salí de mi casa durante casi dos meses", confiesa con valentía. 

Y termina con una interesante reflexión: "Como tantas mujeres, lo que pasé con el parto ha transformado mi relación con mi cuerpo, y lo digo sabiendo que soy la persona que les ha estado gritando a todos ustedes: 'Ama la piel en la que vives'.