Anne Hathaway manda un mensaje para no obsesionarse con el peso en el embarazo

La actriz ha hablado desde su propia experiencia.

Anne Hathaway ha utilizado su cuenta de Instagram para mandar un mensaje a todas esas mujeres que se preocupan por los cambios de peso durante el embarazo. La actriz habla desde su propia experiencia ya que el pasado 24 de marzo dio a luz a su primer hija Jonathan Rosebanks.

La protagonista de Los inmortales lo tiene claro nunca hay que obsesionarse ni avergonzarse de los cambios de peso que sufrimos durante nuestra vida.

La actriz de 33 años compartió una imagen en la que aparecían uno vaqueros cortados. La fotografía iba acompañada por el siguiente mensaje: "No hay que avergonzarse por coger peso durante el embarazo (ni nunca). No hay que agobiarse se te lleva más tiempo de lo esperado perder el peso cogido (si es que quieres perderlo). No hay que avergonzarse de que finalmente tengas que cortar unos de tus vaqueros para hacerte unas bermudas porque los del año pasado eran demasiado cortos para los muslos de este verano".

Anne Hathaway continuaba su mensaje: "Los cuerpos cambian. Los cuerpos evolucionan. Los cuerpos encogen. Todo es amor (no dejes que nadie te diga lo contrario). Paz. Besos. #noshame #lovewhatyouhavebeengiven".

La actriz no ha sido la primera celebrity que ha hablado sobre el tema, aquí en España tenemos las palabras de Tania Llasera.

Por su parte Blake Lively ha querido hablar también sobre el tema del cuerpo tras el embarazo cuando le han dicho que ella estaba espectacular en bikini durante el rodaje de Infierno Azul, 19 meses después de haber dado a luz a su primera hija.

La actriz lo tiene claro: "es muy injusto, porque está siendo muy celebrado. Parece como que así es como puede estar el cuerpo de una mujer después de tener un hijo. Creo que el cuerpo de una mujer después de ser madre es impresionante".

Blake Lively quiso hacer un llamamiento a las madres recientes y les dijo que no tienen que sentir ningún tipo de presión para tener el cuerpo que tenían antes de dar a luz, porque acaban de crear una nueva vida y eso es lo que realmente debería celebrarse.