GTRES

Anabel Pantoja estalla contra un médico y amenaza con demandar

Cuidado con ella que está enfadada

Anabel Pantoja acudió a un centro médico al sufrir un ataque de tos con el que llevaba lidiando varios días y no le gustó nada la atención que recibió.

MARIA JIMENEZ | CUORE.ES -

Está claro que Anabel Pantoja tiene las ideas muy claras y siempre que puede comparte sus vivencias y experiencias a través de las redes sociales. Pues bien, esta vez ha estallado por el trato recibido en un centro médico al que ella siempre suele acudir pero cuya atención en este caso fue muy deficiente, según ella. 

Todo ocurrió cuando Anabel llevaba varios días sin dormir y con un ataque de tos que no se le pasaba y decidió acudir al médico. De hecho, la joven ya había estado allí hacía un par de días y, al no mejorar, decidió regresar. 

"Me dice que no me puede mandar antibiótico, que tampoco me va a pinchar Urbasón para que pudiera estar bien y solo me ha querido recetar un medicamento muy leve sin darme otra opción. Solo me ha mirado la garganta con un palito de madera de lejos", decía muy enfadada a través de sus Stories de Instagram.

"Me ha mandado un medicamento que no me hace nada y me ha dicho que no le puedo obligar a que me pinche. Le he dicho que se ahorre el papelito, le he puesto una reclamación. Cuando me dé un ataque de tos voy a intentar que el Negro me grabe para que me veáis vomitar en directo", decía tremendamente enfadada y decepcionada.

Anabel Pantoja, suma y sigue

Estas declaraciones llegan después de una semana en la que la resaca emocional de su boda aún le pesa. De hecho, la joven lo está pasando muy mal porque no se habla con su primo Kiko Rivera.

Ella misma entraba en directo en 'Sálvame Deluxe' para explicar por qué su primo Kiko Rivera ha dejado de seguirla en Instagram y no le habla.

"Ni idea, no tengo ni idea. No lo sé... Yo le llamé el día de la boda antes de irme para el pueblo. Hablé con Irene [Rosales] y me dijo que fuese feliz y disfrutara. Con Kiko no pude hablar, le dije que me llamase y no me llamó más. Siento y pienso que su ausencia está super justificada. Me ha extrañado, pero yo más no puedo hacer. Le llamé momentos antes de mi boda, en el día más importante de mi vida, estoy con él en un momento duro y no me han escrito ni para decirme 'oye qué guapa' ni felicitarme, ni nada de nada. Yo lo que quiero es que él esté bien y se recupere. Me alegro mucho de ese acercamiento con su madre, que es lo más importante. Me pidió perdón por no asistir y yo le digo que no me pidieran perdón, que lo entendía. Le di las gracias por haber hecho el esfuerzo de venir, no sé qué problema hay. Yo sí planteé que Irene se quedará con las niñas y se lo pedí por favor, pero también lo entendí. Si él tuviera un problema y si cree que he metido la pata que me lo diga que se lo explico", decía para después echarse a llorar.