GTRES

Ana Obregón, al banquillo por un delito de calumnias (a la italiana)

Movida judicial

Por si no tuviera suficiente Ana Obregón, ahora un juzgado ha admitido la demanda por calumnias que interpuso Antonia Dell'Atte contra ella el año pasado.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Parece que hemos retrocedido en el tiempo y nos hemos vuelto a la década de los 90 cuando Ana Obregón, Antonia Dell'Atte y Alessandro Lequio protagonizaban un auténtico triángulo de amor y odio que las revistas del papel cuché no dudaban en narrar como si de una telenovela por episodios se tratase. Ahora, décadas más tarde, la italiana sigue dispuesta a que la justicia le dé la razón. ¿En qué? Según ha mantenido siempre Antonia, Alessandro, quien fue su marido, "me maltrataba". De hecho, en una entrevista que concedió en exclusiva a la revista Lecturas narró su calvario sin escatimar en detalles: "Le denuncié por maltrato y la justicia me dio la razón".

Pero fue más allá y llegó a decir que "me pegó estando embarazada". En su momento, Ana Obregón, que siempre ha mantenido una excelente relación con su expareja Alessandro Lequio, salió en defensa del italiano diciendo que "jamás le han condenado y sentenciado como maltratador". Pues en qué momento decidió decir Ana Obregón 'esta boca es mía' porque tras estas declaraciones Antonia Dell'Atte interpuso una denuncia por un delito de calumnias contra Ana. Que sí, que lo sabemos, que es todo un lío. 

Doce meses más tarde, y cuando ya se nos había olvidado hasta el tema de la demanda, resulta que el juez la ha admitido a trámite. ¿Qué significa esto? Pues que tanto Antonia como Ana tendrán que testificar ante el juez para que este determine si Ana Obregón ha mentido al defender a Alessandro Lequio. Lo sabemos, una movida y más todavía cuando Ana se encuentra en pleno proceso de duelo por la muerte de su hijo Aless. 

De hecho, hace una semana Ana Obregón grababa una de sus entrevistas más difíciles para el programa de Bertín Osborne. "NECESITABA sentir y oler el mar, después de haber grabado la entrevista más difícil de mi vida. Y digo entrevista por llamarla de algún modo, porque en realidad fue una conversación desde mi corazón roto al corazón generoso de mi querido @bertinosborne . @telecincoes La teníamos pendiente desde hace años y por fin me he atrevido a afrontarla. Y si encima aparecen después de la grabación tus mejores amigos @armandoraul y @susanauribarri para compartir este increíble atardecer en Marbella mucho mejor", escribía junto a varias fotografías en las que aparece sola y después acompañada.

Durante estos dos años, Ana Obregón ha encontrado en Instagram el mejor diario en el que plasmar sus emociones y sentimientos sobre la durísima experiencia que la vida le ha puesto por delante. Sin embargo, si algo ha demostrado Ana en todo este tiempo es su capacidad de superación y adaptación. El mismo año del fallecimiento de Aless Lequio, Ana decidía dar las Campanadas junto a Anne Igartiburu para lanzar un mensaje a todos los que habían sido tocados, de alguna manera u otra, por la muerte.