OFA/ZOJ / GTRES

La escritora Almudena Grandes fallece a los 61 años

Descanse en paz

La escritora ha fallecido debido a un cáncer.

MARIA JIMENEZ | CUORE.ES -

La escritora Almudena Grandes ha fallecido a los 61 años de edad como consecuencia de un cáncer que sufría. Así lo ha confirmado El Periódico de España.

Nacida en Madrid en 1960, se dio a conocer en 1989 con 'Las edades de Lulú', XI Premio La Sonrisa Vertical. Desde entonces el aplauso de los lectores y de la crítica no ha dejado de acompañarla. Sus novelas 'Te llamaré Viernes', 'Malena es un nombre de tango', 'Atlas de geografía humana', 'Los aires difíciles', 'Castillos de cartón', 'El corazón helado' y 'Los besos en el pan', junto con los volúmenes de cuentos 'Modelos de mujer' y 'Estaciones de paso', la han convertido en uno de los nombres más consolidados y de mayor proyección internacional de la literatura española contemporánea. Varias de sus obras han sido llevadas al cine, y han merecido, entre otros, el Premio de la Fundación Lara, el Premio de los Libreros de Madrid y el de los de Sevilla, el Rapallo Carige y el Prix Méditerranée. En 2010 publicó 'Inés y la alegría' (Premio de la Crítica de Madrid, el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz), primer título de la serie 'Episodios de una Guerra Interminable', a la que siguieron 'El lector de Julio Verne' (2012), 'Las tres bodas de Manolita' (2014), 'Los pacientes del doctor García' (2017; Premio Nacional de Narrativa) y 'La madre de Frankenstein' (2020).

El 10 de octubre de 2021 Almudena Grandes hacía público en Twitter que tenía cáncer. 

Ese lunes, la escritora publicaba un tuit con el artículo en el que revela su enfermedad. "Entre todos los personajes que existen, mis favoritos son los supervivientes, y no voy a defraudarme a mí misma', decía. 

"Mientras los altavoces de la Feria del Libro de Madrid lanzaban a los cuatro vientos los nombres de los autores que estaban firmando en las casetas, entre ellos el mío, yo estaba en el hospital con una complicación intestinal. Así comprendí que mi silencio había tenido un precio", decía Almudena Grandes en una columna publicada en el periódico El País. 

"Tal vez reaparezca con pelo, quizás sin pelo, con una melena rizada o con el peinado de mi querida Josefina Báquer, como la llamaba mi abuela. Pero prometo solemnemente que volveré a sentarme en una caseta para firmar ejemplares y mirar a los ojos de mis lectores, de mis lectoras", aseguraba. 

Descanse en paz.