Daniel Gonzalez / GTRES

Liada en los Goya 2021: Alejandro Sanz, Rozalén y la 'justicia' en el 8M

La intención es lo que cuenta

ARACELI OCAÑA | CUORE.ES -

Liada máxima en los Goya 2021. Alejandro Sanz, nominado por primera vez por su canción "El verano que vivimos" que siempre ha apoyado con múltiples gestos la luya feminista, la liaba al hacer un comentario sobre su compañera nominada también esa misma noche, Rozalén, que de hecho acabaría llevándose el premio a Mejor Canción Original por "Que no, que no".

El caso es que Alejandro tenía buenísima intención, o eso parece, pero el mensaje al final quedó algo distorsionado, quizá por no haberlo explicado mejor: "Yo creo que es la clara favorita para esta noche" decía en una entrevista para RTVE.es desde su casa, el clásico encuentro que se suele producir en la alfombra roja pero que este año se ha hecho por videoconferencia. Y ahí es cuando llegaba el mensaje que ha generado algo de polémica: "Además creo que habría algo de justicia poética en un año tan especial... Estamos a dos días del 8 de marzo, va a ser un año muy complicado o por lo menos muy distinto a lo que venía siendo."

Vamos, que no hay quien ha tardado mucho en pensar que Alejandro Sanz lo que venía a decir es que Rozalén merecía el premio por ser mujer y estar cerca el Día Internacional de la Mujer y no porque fuese la más válida.

Sin embargo, y a pesar de que hubiese estado bien explicar estas declaraciones, sabiendo que Rozalén y Alejandro se conocen y son amigos y que él solo hablaba de "justicia poética" y no justicia sin más, vamos a ser bien pensadas e intuir una buena intención con palabras más o menos acertadas.

Eso sí, Rozalén, ajena a todo esto, seguramente, aprovechaba su discurso de agradecimiento para dedicarle el premio a... Alejandro Sanz. El primerito. Así que aquí paz y después gloria y si hay alguien que debería a empezar a estar mosca es el resto de contendientes, los demás nominados, que a ellos no los han mencionado más que de pasada: "Que me disculpen el resto de nominados", decía Alejandro tras sus palabras sobre el 8 de marzo. Pues no, hombre, no, que se nos quedan con el corazón partío.