GJL / GTRES

Alba Díaz Martín desvela el 'hobby' por el que le hicieron 'bullying'

Increíble, pero cierto.

La hija de Vicky Martín Berrocal ha desvelado el deporte que practicaba y por el que la acosaron en el colegio.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Alba Díaz ha querido compartir con sus seguidores en Instagram que su pasión por el fútbol le llevó a sufrir acoso y bullying. "De pequeña era una crack jugando al fútbol. Tenía futuro, jurado. Cuando vivía en Sevilla era la única niña del cole que jugaba al fútbol y que iba con sus Mercurial multitacos a todas partes, no me las quitaba ni para salir a comer, mi madre me quería matar. Mis compañeros se metían mucho conmigo porque no hacía cosas de "chica". Me mudé a Madrid y se repitió la historia, me llamaban de todo y me dejaban de lado por hacer lo que me gustaba y me llenaba a mí, no a ellos. En ese momento no tenía tanta personalidad y lo pasé fatal. Nunca se me olvidará. Me cortaron bastante las alas. Gracias a Dios sané", ha comenzado diciendo Alba Díaz.

"Hay que tener mucho cuidado con lo que sale de nuestra boca y nuestros actos. Al final lo que vuestros hermanos/hijos/primos ven en casa es lo que hacen y dicen luego en el colegio. Respecto a cualquier tema en general. Hay que enseñarles a respetar a todo el mundo y a entender que no todos tenemos los mismo gustos y no significa que uno sea más o menos que el otro. A no juzgar o hacer sentir mal a los demás porque tengan diferentes hobbies o intereses. Me da miedo esta nueva generación, en serio. Escucho cada cosa...", ha zanjado.

Alba Díaz habla sobre el bullying que sufrió de pequeña por practicar fútbol
INSTAGRAM

No es la primera declaración que deja impactados a sus fans, dado que en mayo de este año, la joven contó que había tenido que pasar por quirófano. 

"A la hora de hacer deporte, me pesaba mucho el pecho. Hago mucho boxeo y cuando saltaba a la comba lo pasaba fatal, terminaba con un dolor horrible, lo mismo me pasaba cuando corría y tuve que dejarlo. A la hora de dormir, me costaba encontrar la postura muchas veces y la calidad de mi sueño empeoraba. Me sentaba encorvada y tenía dolores de espalda. Se me había despegado la piel del esternón del peso del pecho… He sabido llevar siempre bien el tema del complejo, utilizaba prendas que me hacían sentir mejor. Pero llegó un punto en el que me limitaba y me hacía sentir incómoda", confesaba.

"Tenía una talla 120 y me han puesto una 85-90. Me han hecho una T invertida. Es la única manera de reducir el pecho", decía dando detalles para que sus seguidoras no tuviesen miedo de hacerlo si estaban pensando en ello. "Quizá asusta de primeras, pero cuidándolas bien, con el tiempo casi ni se ven”. También ha contado que además de la reducción también le han hecho colocación de pecho, para la que "el doctor utiliza una técnica de anclaje para que no se caigan al no poner prótesis. Yo tenía material de sobra para reducir y colocar sin prótesis".

Alba Díaz y Vicky Martín Berrocal en el hospital
INSTAGRAM

"El primer día es más duro, pero como dice el doctor me han operado a mí y no a la pared. Vinieron a visitarme algunas amigas como Jedet. Y todas me decían que me veían de maravilla. El doctor me dijo que debía dar paseos cada hora y siempre alguna de ellas me acompañan", aseguraba.