@laultimatentacion / TWITTER

'La última tentación' y sus habitaciones traen los primeros roces (que no enfados)

La cosa se empieza a poner calentita entre los llamados 'asuntos pendientes'. 

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Ya lo dijo Sandra Barneda... 'La última tentación' no es lo mismo que 'La isla de las tentaciones' y muchas cosas van a cambiar. A las parejas, que creían iban a participar juntas en el 'reality' las han separado y hay dos villas, Villa Playa, ya conocida, donde estarán algunos de los participantes con sus asuntos pendientes y Villa Luna, donde están el resto viendo qué hacen sus novios y novias (de momento, claro).

Pero no te creas que convivir con sus enemigos será lo único que tengan como condición los que están en Villa Playa (Fani, Isaac, Andrea, Mayka y Lester) sino que también tendrán que compartir habitación y por consiguiente cama. Ellos elegirán cómo lo hacen pero tienen que convivir hasta cuando están dormidos. La cosa se empezaba a poner interesante. 

En lo que transcurría la noche se empezaban a ver los primeros acercamientos y es que Marta y Lester dejaban atrás todo su rencor y se daban unos cariñitos ante el asombro del resto de inquilinos, pero bueno, tampoco nos sorprende tanto porque estos siempre están así, es un continuo ni contigo ni sin ti. Eso sí, no sabemos cómo le sentará a Patri que pronto lo verá desde la otra casa. Eso sí, dormir durmieron ella en la cama y él en el suelo con un colchoncito. 

Por otro lado, Fani y Julián parecían empezar a relajar tensiones en el salón pero siguieron manteniendo las distancias (de momento, ya sabes que se rumorea infidelidad) en la cama durmiendo cada uno en su lado y haciendo una especie se separación con cojines. ¿Cuánto les durará?  

Isaac y Marina fueron los que peor llevaron esta 'unión' ya que después de su conversación en la hoguera no querían ni mirarse a la cara. Aunque durmieron separados, la sevillana en la cama y él en el colchón del suelo para que Lucía no malinterpretase lo más mínimo, la discusión y los piques seguían. Esta vez por quién apagaba la luz. 

Sin embargo, los que más disfrutaron de su cama compartida fueron Andrea y Óscar a quiénes no se les veía nada incómodos, de hecho, los cojines de separación pronto desaparecieron y ella le preguntó que si seguía soltero. ¿Se viene salseo? Pues OBVIAMENTE.