@supervivientes / TWITTER

Tom Brusse se desnuda en 'Supervivientes' por amor a Sandra Pica

Telecinco nunca defrauda...

La mesa de las tentaciones dio para mucho en Honduras.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

El último programa de 'Supervivientes' ha sido toda una tentación y es que los concursantes tenían que enfrentarse a una de las ya míticas pruebas del concurso: La mesa de las tentaciones. El juego consiste en que uno a uno les van ofreciendo cosas que echan muuuuucho de menos como comida, una llamadita a sus familiares pero esto no es de gratis, todo tiene un precio, y los supervivientes tienen que negociar hasta conseguir su recompensa.

En el caso de Tom Brusse se jugaba un sandwich XXXXL o una llamada a Sandra Pica por el módico precio de llevar un taparrabos compuesto por un tanga y una hoja de parra durante una semana. El francés estuvo unos minutos de reflexión ya que piensa que Sandra aún es su novia y le está esperando fuera cuando la realidad es que ella ya está haciendo su vida y no tienen ningún tipo de intención de volver con él. 

Lara Álvarez intentaba convencerle de que cogiera el bocadillo ya que se podía arriesgar a que Sandra Pica directamente no le cogiese ni el teléfono.

Sin embargo, Tom Brusse no se lo pensó dos veces y en menos de treinta segundos ya estaba quitándose el bañador para plantarse el mini tanga y... ¿Qué pasó? Pues te lo podrás imaginar: el superviviente enseñaba TODO obviamente sin querer ya que no se daba cuenta y además se paseaba por delante de la cámara como si nada. Eso sí, Melyssa que estaba presente y Lara Álvarez se echaron unas buenas risas. 

Después de ver las caras a Lara y Melyssa, Tom caía en la cuenta de que estaba enseñando sus partes y pronto corría a colocarse como podía el taparrabos. Una vez todo en su sitio, el francés se iba tan contento con su sandwich enorme y la futura llamada a su (ex)novia Sandra Pica.

No sabemos si será peor el remedio que la enfermedad ya que ponerse en contacto con Sandra Pica en estos momentos puede suponer un buen mazazo para Tom. Eso si le coge el teléfono, claro.