EAL / GTRES

La guerra fría entre Carlos Baute y Marta Sánchez en El Hormiguero

Las pullitas de Carlos Baute no le han hecho ni gracia a Marta Sánchez.

HENAR LANGA | CUORE.ES -

El vestido de Marta Sánchez hoy en El Hormiguero era tan brillante que lo primero que ha preguntado Pablo Motos al verlo ha sido '¿de dónde lo has sacado?'. Hay que verlo para creerlo, pero sí, la cantante se ha plantado en el programa con un vestido a tope de brilli brilli, lentejuelas y colores varios para iluminar el plató, ya sabéis, por si se van las luces en algún momento de la entrevista.

Marta quería superar el récord de lentejuelas en el plató de El Hormiguero que, si hacemos un poco de memoria, fue Paula Echevarría, aunque el vestido de la actriz era más monocromático. La cantante, que optado por vestir de la marca de Vicky Martín Berrocal, ha venido a darlo todo y en su vestido no faltaba color y alegría.

Después del numerito del vestido, ha llegado la tensión, la entrevista de las pullitas. Uy uy uy, parece ser que no quedó todo tan claro después de la supuesta estafa que nos ha vendido Marta en distintas ocasiones. Después de 10 años se han juntado ambos cantantes de nuevo para lanzar una canción que promete petarlo tan fuerte como lo hizo 'Colgando en tus manos'.

Esta vez la idea original de todo, el arreglo de la música, la letra, el videoclip 'todo todo y todo' lo ha hecho Marta Sánchez de su puño y letra tal y como han asegurado ambos, pero todo entre indirectas de Carlos Baute hacia ella y caras largas, sonrisas secas y miradas que matan por parte de su compañera, eso sí, él se ha desahogado. Menos mal que ha parado antes de que todo acabara como el Cristo de la Aurora.

A las preguntas de Pablo Motos sobre cómo hicieron el nuevo temazo 'Te sigo pensando', Carlos ha asegurado que durante las grabaciones y la producción todo ha ido bien, pero que Marta no tiene filtro y claro, a veces se masca la tensión. Según ha asegurado el cantante, Marta Sánchez no tiene filtro debido a la edad, porque claro, con el tiempo te va importando menos lo que piense la gente.