@tamara_gorro / INSTAGRAM

Tamara Gorro cuenta secretitos de la tele y habla de 'dineros'

Sin pelos en la lengua.

MONICA HERAS | CUORE.ES -

Hemos echado cuentas y han pasado unos 13 años desde que Tamara Gorro apareció por primera vez en televisión. Fue en 'MyHyV', donde llamó tanto la atención con su forma de ser tan... ella, que finalmente logró colarse en varios programas como colaboradora y se atrevió con 'Supervivientes'. 

Pero al final decidió pasar del mundillo y logró hacerse toda un 'influencer' con 1 millón 600 mil seguidores en Instagram, que se dice pronto. Está tan entregada a su 'familia virtual' que durante la cuarentena nos ha dado momentazos y eso que su chico, Ezequiel Garay, tuvo coronavirus.

via GIPHY

Esta vez ha echado mano de su canal en YouTube, 'El Gorro de Tamara', para contestar a las preguntas que le han hecho sus seguidores acerca de la tele y atiende, porque ha hablado de dineros y de por qué la despidieron de 'Enemigos íntimos'.

Ya sabes como es ella y no ha tenido problema alguno para contar la barbaridad que le pagaban por aquel entonces: “Antes se cobraba muchísimo, a lo mejor incluso 800 euros al día. Ahora igual cobras 200, pero bueno, sigo pensando que es una santa pasada”, y se sincera diciendo: "Yo tuve la cabeza bastante amueblada y de ahí pude ir formando mis empresas, comprándome una casa, un coche y construyendo mi vida”.

Pero también ha contado una anécdota muy divertida con el pinganillo que llevan en los programas, que terminó ocasionando que la despidieran: “Un día estaba yo hablando y escuchaba a la directora hablar por el pinganillo, me trabé, me puse de los nervios, vi a Makoke reírse y dije en pleno directo: ‘¡Ay, que me estás agobiando!’. La directora no me dijo nada, pero me lo dijo al salir: ‘hasta siempre’. Yo ya llevaba unas cuantas meteduras de pata anteriores, porque no tenía experiencia ninguna”.

Ya ves, a sincera no le gana nadie y dice que, aunque no le gustaría volver a esos días de locura, sí se ve en un programa que tuviera contacto con la gente... ¿te la imaginas de conductora? Le pega todo, la verdad.