supervivientes / TWITTER

Anabel Pantoja se corta el pelo en 'Supervivientes' por comida y... Ya es un meme

El drama capilar de todas las ediciones

Anabel Pantoja se cortó el pelo y... Sufrió lo más grande. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Una vez más ha llegado uno de los momentos más duros de 'Supervivientes': el de cortarse el pelo por comida. Es una de las pruebas que más gustan sobre todo porque vemos sufrir a los concursantes (sí, reconócelo, a ti también te va la marcha) mientras deciden si se cortan la melena o no para llenar el estómago. Pero claro, hay quienes lo llevan mejor y peor, como Anabel Pantoja, que ha sufrido muchísimo pero al final se ha metido la tijera. 

La pregunta es: ¿cuánto te dejarías cortar el pelo por una buena hamburguesa? Bueno, a ver, que desde el sofá de tu casa se ve muy claro todo: "me lo rapo, que el pelo crece", pero lo cierto es que luego a la hora de la verdad... Da respetito. Y es que menuda tortura es tener un buen plato de pizza en tus narices y tener que cortarte tu pelazo para poder catarlo (aunque la verdad que después de meses en la isla, ese pelo tiene que pasar mucho por chapa y pintura). 

Pero vamos al grano: queremos ver a Anabel Pantoja llorando a mares por su pelo. Además, y como era de esperar, ya se ha convertido en nuestro meme

Muchas risas pero la pobre lo ha pasado realmente mal enfrentándose a la mesa de las tentaciones. En la de Anabel, como ves, había una hamburguesa XXL bien jugosita y chorreante, pero para hincarle el diente, la de 'Sálvame' debía raparse la cabeza como tantos otros han hecho anteriormente. Y se vino el drama, claro.  

"No, qué va, que va. Raparme no, la melena sin negocio, raparme el cráneo no", decía intentando regatear por unos bocados. Pero al ver que todos sus compis aceptaban el reto y conseguían su plato (también es verdad que para un chico que lleva el pelo corto esta prueba no es tan impactante), la influ ha intentado negociar por los pelos. 

Al final, por cada ingrediente, cinco centímetros más de pelo lo que suma un total de 25 centímetros gracias a no ponerle tomate y pepino a la hamburguesa, Pues ni tan mal. 

Y así, a grito pelao, Lara Álvarez metía la tijera a Anabel. 

Ha comido literalmente por los pelos.