@secretstory_es / TWITTER

A Sandra Pica le tocan las bolas en 'Secret Story' (y 50.000 euros)

La ganadora de uno de los premios de Telecinco

¡¡¿Qué va a hacer con tanto dinero?!!

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

'Secret Story' está llegando a su fin pero antes de la gran final tocaba desvelar quién era el ganador o ganadora de el juego de los secretos o coloquialmente dicho, el de las bolas. Todos los concursantes tenían en su poder unas esferas (cada uno un número diferente de ellas) y solo una estaba premiada con 50.000 euros (¿estamos ante la lotería telecinquera?). Después de mucha tensión la bola de Sandra Pica era la ganadora y... ¡Mira su reacción!

Si no sabes muy bien de qué va este juego dentro del reality, te explicamos. Como bien recordarás, este concurso empezó con un secreto personal que cada concursante ocultaba, estos se iban desvelando con el paso del tiempo y si alguno de sus compañeros acertaba en su porra pues se llevaba una bola. Había muchas, tantas como secretos pero solo una sería la premiada

El concursante que más bolas tenía era Julen con un total de doce frente a sus otros compañeros Sandra Pica, Luis Rollán, Luca Onestini y 'Gemeliers'. Y por fin, en la semifinal de 'Secret Story' llegó el momento de conocer cuál sería la esfera premiada y como maestros de ceremonias (sus niños de San Ildefonso particulares) estaban Miguel Frigenti y Adara Molinero (29)

Poco a poco se fueron descalificando Luca Onestini, Luis Rollán y los 'Gemeliaers' dejando a Sandra Pica y Julen para la final donde se disputaban ni más ni menos que 50.000 euros. La tensión se palpaba en el ambiente. "Lo pienso y se me pone un punzón en el estómago. Ojalá. Nunca he tenido un duro y me llevaría una alegría", decía Julen. 

¡Sandra Pica ganadora! 

Aunque Sandra y Julen estaban muy nerviosos era obvio que le tocase a quien le tocase lo iban a celebrar igual ya que desde que salieron del reality tienen una relación muy consolidada. Finalmente Carlos Sobera anunciaba que la bola ganadora era la 2 y... ¡La de Sandra Pica! Todos sus compañeros se alegraron muchísimo y fueron a abrazar a la catalana que aún estaba en shock (normal).