@secretstory_es / TWITTER

Primer 'edredoning' en 'Secret Story': Elena, Alberto y una nueva estrategia

El reality calienta Telecinco

Las sábanas pueden hablar. 

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Una noche más 'Secret Story: la noche de los secretos' nos ha traído salseo del bueno: un 'edredoning' (y el primero de la edición). Los protagonistas han sido Alberto y Elena y ante la incredulidad de sus compañeros que ven en esto una estategia ellos han inventado un nuevo método para 'quererse' delante de las cámaras. 

Aunque el 'reality' lleva pocos días desde que dio el pistoletazo de salida, a Elena y Alberto no les ha hecho falta más para saber lo mucho que se gustan. Tras un primer beso la nueva pareja no aguantaba más y decidía meterse bajo las sábanas para dar rienda suelta a su amor

"Alberto y Elena no solo se han besado, sino que han protagonizado el primer 'edredoning' de la edición", decía Toñi Moreno al empezar la gala. Tras 11 días de concurso, los participantes no podían más y además no les importaba que las luces de la casa siguiesen encendidas y no apagadas como hemos visto en otras ediciones. ¿Estamos ante un nuevo método de 'edredoning'?

Horas antes Elena y Alberto compartían caricias y conversaciones que empezaban a subirse de tono. "¿Es aquí la hora sin cámaras?", le preguntó él y ella contestaba: "No, en una habitación aparte, pero una hora no da para mucho, encima con los micrófonos puestos". "¿Tú eres muy escandalosa?", remataba el concursante. 

El resto de concursantes hablan de carpetazo

El resto de compañeros de 'Secret Story' no se cree este nuevo romance y Nissy era una de las primeras que se acercaba a la cama para comprobar lo que había pasado realmente. "No la han manchado, no huele a sexo, no huele a amor… huele a carpetazo", decía. 

"Están las cámaras para arriba y ellos chingando. Yo ahí no veo ni atracción ni nada, yo creo que eran dos personas que no tenían su sitio en la casa y han dicho nos liamos por liarnos. No tendrán mucho tema de conversación", comentaba Carmen. 

Elena y Alberto salían de la habitación y le contaban a sus compañeros que: "No ha pasado nada. Solo nos hemos dado besos y ya está".