SÁLVAME

Rocío Carrasco tiene una misión que cumplir en 'Sálvame'

Seguirá la herencia de María Teresa Campos... Pero con su toque personal. 

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Rocío Carrasco (44) por fin llegaba al plató de 'Sálvame' y después de reencontrarse con sus compañeros dejaba clara la misión que llevaría en el programa cuando se incorporase (es decir, en unos días) que no es ni más ni menos que seguir con la herencia de María Teresa Campos, es decir, ser la defensora de la audiencia

Su sección se llamará 'Hable con ella' que también es un guiño al programa de la misma cadena donde trabajó hace unos años y de donde ha mantenido muy buenas amistades como la de Alba Carrillo. Además, también dijo que este programa le había ayudado a reflotar en uno de los peores momentos de su vida.

La hija de Rocío Jurado ya dejó claro desde la emisión de 'Rocío: contar la verdad para seguir viva' que quería que su testimonio sirviese como trampolín para otras personas que estaban pasando por una situación parecida a la suya. Ahora ella quiere ayudar a todo el que lo necesite a través de la televisión y así explicaba cuál será su misión en 'Sálvame':

"Voy a hacer algo que no se ha hecho conmigo hace mucho tiempo. No voy a estar solamente para el espectador que esté en contra de algo que se haya hecho en el programa, de alguna actitud que no le gusta… También vamos a darle cabida a esos espectadores que son conocidos y que se encuentran en una situación similar a la mía".

Rocío Carrasco quiere dar voz a personas "de las que se dicen cosas que no son, que son fácilmente demostrables. Yo pongo mi teléfono a su disposición". Ha prometido que atenderá todas las llamadas posibles (ya que le llegaran muchísimas) en los próximos días.

Por su parte, Rocío Flores (25) hablaba más tarde en el plató de 'Tierra de nadie' para dar su opinión sobre el regreso de su madre a la tele y qué haría si se la cruzase por los pasillos: "Mira, yo creo que las personas que me conocen saben perfectamente lo que haría. Ya lo dejo zanjado para esta noche y para mañana. Lo he pasado tan mal que no quiero saber absolutamente nada. Pido que se me respete a mí, que vengo a hacer mi trabajo y me voy a mi casa tranquilamente".