GTRES

El paquete de Ricardo Gómez viene con sorpresa

Ay señor, señor...

VICTORIA LUPIÁÑEZ | CUORE.ES -

Noche movidita la que tuvo 'El Hormiguero' con la visita de Ricardo Gómez y no precisamente porque hablara de 'Cuéntame', sino por su nueva obra de teatro 'Mammon', por la que se hizo una foto que subió la temperatura en Instagram, y sobre la que ha querido aclarar el asunto de lo que lleva entre las piernas.

El actor llegó muy sonriente y sin saber que con lo primero que se iba a encontrar era con que Pablo Motos le llamaría "mamón". Pero no pongamos el grito en el cielo, que todo tiene una explicación, y la dio el propio Pablo: prometió a sus amigos que le diría esa palabra tan bonita a Ricardo nada más verlo.

Él y sus promesas.

Así que el programa empezaba movidito, menos mal que Ricardo no se quitó la sonrisa de la cara y habló de absolutamente todo: desde lo más surrealista que le ha pasado con una fan, hasta contarnos de qué iba su obra de teatro y los personajes que veremos paseando por las tablas.

Precisamente, por culpa de uno de esos personajes a los que da vida Ricardo, vivimos uno de los momentos más divertidos del programa y es que como era de esperar, el pobre Carlitos no iba a escaparse de allí sin antes aclarar qué es lo que había debajo del tanga que llevaba en la foto de la discordia.

Por supuesto, después de romper a carcajadas el actor se giró hacia la pantalla para ver mejor la foto, y por si no quedaba claro el por qué estaba la foto ahí, ya estaba Pablo para aclarar el tema: "¡Menudo paquetón!".

Así, sin anestesia ni nada.

Pero el actor tuvo claro nada más ver la foto que nos iba a contar la verdad, o por lo menos lo que él quiere que creamos... El niño de 'Cuéntame' (de niño ya tiene poco) no se lo ha pensado mucho al confesar que la foto estaba muy bien, pero que ahí dentro había un calcetín estratégicamente colocado para que la cosa pareciera más grande.

Pablo no se lo creyó mucho e insistió en que eso no podía ser todo relleno y que ahí tenía que haber un buen "mandao", y la verdad es que nosotras tenemos que admitir que estamos de acuerdo con él: puede que haya ayuda, pero con un solo calcetín no se puede montar ese campamento... ¿O sí?

Menos mal que la cosa se fue calmando un poco gracias a Marron y sus medusas voladoras, que dejaron al actor alucinando. Aunque, por supuesto, donde pudimos ver a Ricardo y a Pablo pasarlo realmente bien y disfrutar como niños fue encima de un videojuego interactivo gigante diseñado para el programa.

A ver si nos invitan algún día, que nosotras también queremos videojuego gigante.