GETTY

Una 'Pussycat Doll' afirma que su grupo era una "red de prostitución"

Luces y sombras.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Kaya Jones, una ex componente de las Pussycat Dolls, ha usado Twitter como el megáfono mundial que es para denunciar cómo se sintió usada por los mánagers y los ejecutivos de la banda en la que entró en 2003.

“La verdad es que no estaba en un grupo de chicas, estuve en un círculo de prostitución. Cantamos y fuimos famosas mientras que todos los que nos poseían hicieron dinero” ha escrito Kaya.

Ahora, a sus 33 años, es capaz de ver cómo el hecho de ser tan jóvenes y el sueño de alcanzar la fama hicieron que se aprovecharan de ellas. Fue por eso que Jones acabó abandonando la banda, a sus compañeras y "un contrato de grabación valorado en 13 millones de dólares", aun a sabiendas que serían "las número uno". 

("En 2004, se lo dije a los ejecutivos de Hollywood, en 2005-2006 a la prensa. En 2011 volví a hablar. Espero que me escuchéis ahora en 2017! Camino a seguir").

Trataron de silenciarnos, pero nos hicimos más fuertes. Intentaron drogarnos, pero estuvimos más lúcidas. Intentaron ponernos en la lista negra, pero los fans nos siguieron. Ya no somos niñas” escribe la cantante, que asegura que: "¡Todos sufrimos abusos! A mí me amenazaron con que si hablaba terminarían con mi carrera, o incluso mi vida”.

Por suerte, las cosas están cambiando, y cada vez son más los que se atreven a denunciar los casos de acoso, y es que aunque la fama tenga un precio, no es esa la moneda con la que queremos que se pague.

Ella lo ha dejado bien claro en sus redes sociales: 

(" No tienes que ser una estrella porno, si quieres ser una estrella pop, si quieres ser una estrella pop, no tienes que ser una estrella porno".)

Y no sólo eso: 

("Para cualquiera que piense que he inventado esto, ¿por qué querría cargar en mi espalda con la etiqueta de haber sido usada y abusada?")

Ha sentenciado: "El abuso es abuso. No importa si es mental, física o emocional, la industria musical necesita una limpieza". 

¡Mucho ánimo!