Victor J Blanco / GTRES

Pablo Motos, el rencor y lo aburrido de ser políticamente correcto en 'El Hormiguero'

El presentador tendrá que hacer frente a las críticas

El programa de Antena 3 estrena nueva sección: 'Pasarse de la raya'.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Hace unos días que Pablo Motos y su equipo de 'El Hormiguero' volvieron de vacaciones y la verdad, lo han hecho por todo lo alto. El 8 de septiembre el programa de Antena 3 recibía como invitado a Hovik Keuchkerian, más conocido como Bogotá en 'La casa de papel' y además el presentador estrenaba sección propia bajo el título 'Pasarse de la raya'.

Pablo comenzaba presentando este nuevo espacio con un monólogo que no dejó a nadie indiferente. "No puedo más con lo políticamente correcto. A mí esto antes me indignaba, pero ahora es que me aburro. Me aburro de los quejicas. Me aburro de los que sin tener idea de la vida se atreven a dar lecciones desde el ordenador", empezaba diciendo. 

"Ha llegado el momento de hacer una catarsis y hablar de la vida de verdad. La vida es salvaje, es injusta, es cruel y no es neutral, esto es lo que hay. Y tenemos que tener libertad para poder hablar en público sin tener que editar mentalmente la conversación para que no te den una paliza mediática", seguía y añadía: "¿Sabéis lo que persiguen? Persiguen que nos enfrentemos, que nos separemos por todo, que nos separemos... porque así no pensamos. Pensar es peligroso y podrías cambiar de opinión".

Para terminar la intro de su sección Motos recordaba que "de vez en cuando es bueno pasarse de la raya, hay que probar lo prohibido y que pase lo que tenga que pasar. Que la vida es esto. ¿Qué es la vida si no te dejas llevar y haces lo que te apetezca?".

Después de estas palabras, el presentador se disponía a llevar a cabo su sección con un discurso sobre el rencor que ha levantado alguna que otra aspereza y también críticas. 

"Me gustaría hablar del rencor, qué normas necesitas que no se salte nadie para no ponerte a la defensiva y atacar, hablar de cuánto veneno llevas dentro ahora mismo, lo digo porque consultar con tu propio resentimiento es revelador para saber cómo estás", empezaba. 

Más tarde reflexionaba y decía que: "El rencor no daña a quien lo provoca sino a quien lo padece. El rencor nos hace peores personas. ¿Y todo por qué? ¿Qué pasó para que le cojamos semejante tirria a esa persona? El rencor o el resentimiento no nace siempre de una ofensa recibida".

"Se puede odiar con todo el rencor del mundo a alguien porque es mejor que tú, el resentimiento que nace de la envidia, la mala madre que oculta el resto de los resentimientos. La comparación con los demás cuando salimos perdiendo es la fuente de todo resentimiento", seguía y terminaba añadiendo que: "También hay un resentimiento justo del que se esfuerza y no lo consigue, pero no hay ningún resentimiento bueno, todo el rencor al que te destruye es a ti y hay que desterrarlo por higiene y por inteligencia. Lo sabemos, pero no lo hacemos".