Netflix

'No mires arriba' ni el desnudo de mentira de Meryl Streep, gracias a Leonardo DiCaprio

En la película de Netflix

Si has visto la última película de Netflix, 'No mires arriba', te habrás fijado en el desnudo de Meryl Streep, pues te contamos por qué es mentira, gracias a Leonardo DiCaprio.

CUORE.ES -

En su último trabajo, 'No mires arriba' ('Don't Look Up' en inglés), Meryl Streep ha tenido la oportunidad de dar vida a una presidenta de los Estados Unidos y protagonizar además un momento que rara vez se ve en pantalla cuando se trata de un personaje de cierta edad: un desnudo integral. Peeeero la realidad es que este desnudo es mentira y así ha sido 'gracias' a la magia del cine y a que Leonardo DiCaprio (47) se posicionó en contra.

La actriz estaba más que dispuesta a quitarse la ropa ante las cámaras a sus 72 años, pero finalmente acabó usándose una doble de cuerpo para rodar esa escena. ¿El motivo? Su compañero de reparto, Leonardo DiCaprio no quiso ni oír hablar de la posibilidad de que ella se desnudara realmente en la producción de Netflix.

"Es que para él es como la realeza del mundo del cine. Aunque puede que definirla como realeza no sea exactamente un cumplido... Pero sí que la considera una figura muy importante en la historia del séptimo arte", ha explicado ahora el director de la peli, Adam McKay, para tratar de justificar la reacción del actor durante una entrevista con el periódico The Guardian.

En concreto, parece que DiCaprio se sentía especialmente incómodo ante la idea de convertir a Meryl en alguien que no mereciera el más absoluto de los respetos, aunque fuera por exigencias del guion, pero a ella en cambio no le importaba lo más mínimo dejar de lado la elegancia que proyecta en la vida real.

Ojo, se vienen spoilers y tatuajes

Si no has visto la película, no sigas leyendo, porque el desnudo en realidad no te causará gran sorpresa pero lo que te vamos a contar a continuación sí. Y es que el personaje de Meryl, además de otras cosas, acaba dando la campanada final al llevar un tatuaje casi encima de su culo. Y Leo, que es muy moderno para sus cosas (especialmente, porque aún se siente jovencísimo), para lo que viene siendo una actriz de renombre no lo es tanto.

"No quería verla con un tatuaje en la parte baja de la espalda, caminando desnuda, aunque fuera solo por un instante. Me pregunto algo así como si realmente teníamos que mostrarla de esa guisa. Yo le dije que no era realmente Meryl Streep, que era la Presidenta Orleans. Pero ella ni pestañeó, ni siquiera lo mencionó", ha añadido el director de la película.