@miguel.g.herran / INSTAGRAM

Miguel Herrán saca bíceps en el último asalto de 'La Casa de Papel'

Se ha puesto rojo.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

La quinta temporada de 'La Casa de Papel' está cada vez más cerca, y para demostrarlo, la foto que el actor Miguel Herrán (25) acaba de compartir en su Instagram. Con medio mono puesto y presumiendo de bíceps, el que da vida a Río está feliz y contento de haber vuelto al rodaje. Esto porque se había tirado diez días encerrado en casa. Sí, ha tenido contacto estrecho con un positivo en Covid-19, así que era lo que tocaba.

"Lo primero de todo, GRACIAS. Me he sentido totalmente querido en estos días, por conocidos y desconocidos", empezaba por decir, hace días, Miguel. Se refería al apoyo recibido por parte de sus fans durante su cuarentena. Y es que al sexto día de encierro le dio por desahogarse, mencionando el bajón anímico que estaba sintiendo. Todo vía Instagram. Pero eso es otra historia, la que aquí nos trae es el rodaje de 'La Casa de Papel' (y los bíceps del actor, para qué mentirte).

@miguel.g.herran / INSTAGRAM

Hulkazo

La serie estrella de Netflix pondrá fin a sus atracos en la quinta temporada. Y aunque no es mucha la información que ha salido sobre la última tanda de episodios, se sabe ya que Úrsula Corberó (Tokio), Pedro Alonso (Berlín), Jaime Lorente (Denver), Herrán y los todos demás contarán con ayuda extra: Miguel Ángel Silvestre y Patrick Criado son los nuevos fichajes de Álex Pina, el mentor del proyecto.

Se rumorea que Netflix tiene pensado estrenar la quinta y última entrega de episodios ya en abril, pero para ello habría que rodar a toda velocidad. Esto porque la pandemia retrasó todos los planes.

Vamos, que esta foto de Miguel Herrán en modo Hulk puede que sea 'the last one'. O lo que es lo mismo, que el actor esté rodando las ultimísimas escenas de la serie que conquistó España y la mayor parte de los países por los que ha pasado. Nos va a costar mucho sobrevivir al final de 'La Casa de Papel', pero qué le vamos a hacer. Así es la vida. Y la ficción. Todo se acaba, y la jarana también.