GTRES

La autobiografía de Miguel Bosé en 3 claves

'El hijo del capitán trueno' ya está a la venta

Prepárate para algo fortísimo.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Miguel Bosé ha vuelto a España para presentar y promocionar su autobiografía. Era una de las publicaciones más esperadas de la temporada, y la verdad es que el cantante no ha defraudado: sinceridad por un tubo en unas memorias en las que a su padre, el torero Luis Miguel Dominguín, lo describe como machista y homófobo. Hemos tenido acceso a un extracto del libro y te vamos a mostrar las frases más impactantes del artista.

Detalles desconocidos sobre los Dominguín-Bosé

'El hijo del capitán trueno' está ya en las librerías, prepárate para lo que vas a leer porque te vas a convertir en toda una experta (o experto) en la familia Dominguín-Bosé. Y en la España de la época, ya que estamos.

En el texto lo que hace Miguel es profundizar, entre otros temas, en la relación que ha tenido con su progenitor. No fue nada fácil, por lo que cuenta. El matrimonio de Luis Miguel Dominguín con su madre, Lucía Bosé, tampoco.

Espasa

Una de las partes que más llama la atención en el libro es el capítulo sexto, titulado 'Un paseo por Somosaguas'. En sus líneas, Miguel Bosé recuerda una discusión entre su madre y el torero que empezó por los gustos de Miguel, un niño en la época: "A partir de mis siete años, casi cada fin de semana de buen tiempo, ensillábamos caballos y dábamos clases en el picadero de la parcela de al lado", cuenta el músico. A continuación, un diálogo entre Bosé y su padre en el que el torero le preguntó a su hijo si leía mucho. Bosé le confesó que sí y que los libros venían del salón de casa.

"El niño va a ser maricón"

Ante la respuesta, el torero avisa que está prohibido entrar al salón y que además "leer tantos libros es malo". La madre opina justo lo contrario, aunque a su marido la historia no le gusta: "¡Maricón, Lucía, el niño va a ser maricón!", le dice.

Pero hay más porque parece que Luis Miguel Dominguín también le advirtió de que si no le gustaba cazar, ni pescar, ni nada de esas cosas... No sabía exactamente cómo iba a pasar tiempo con su hijo... "Mira, Miguelón... Los hombres tienen que hacer cosas de hombres entre hombres... como las mujeres hacen las suyas entre ellas, ¿lo entiendes? Montar a caballo, ir de cacería, pescar... y más adelante otras que ya te iré contando", se puede leer.

"No seas nenaza"

El capítulo continúa con un viaje a Mozambique para hacer un safari. El diestro decide llevar a su hijo para que juntos puedan hacer 'cosas de hombres' como cazar. Miguel recuerda la experiencia como muy dura físicamente, tanto que un día se desplomó "sudando y tiritando, blanco y frío como la tiza". Su padre no tardó en reaccionar: "Venga, no seas nenaza, levántate y camina como un hombre y déjate de mareos o te vas a enterar lo que es uno de verdad del tortazo que te voy a meter y basta ya de tonterías".

Más adelante y ya al final del capítulo, nos enteramos de que Miguel se contagió de paludismo, enfermedad común en un país como Mozambique. Se tiró todo el verano convaleciendo "en una silla de ruedas" con "persistentes fiebres". El desenlace de todo esto también lo cuenta Miguel: "Mi madre le echó de casa nada más llegar de África y le dijo que si al niño le pasaba algo, le pegaría dos tiros".