@supervivientes / TWITTER

Melyssa Pinto y el doble (dramático) cambio de look en 'Supervivientes'

La comida y las llamadas son un bien muy preciado en Honduras

Sí, sí, otra persona también se cortó la coleta en el plató de Telecinco. 

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

El último programa de 'Supervivientes' ha puesto al límite a sus concursantes a cambio de unas muy jugosas recompensas: comida y llamadas a los familiares. Dos conceptos que solo entiendes si llevas días y días perdidx en una isla de Honduras. Así mientras Tom Brusse se desnudaba por amor a Sandra Pica y un sandwich XXXXXL, Melyssa Pinto tenía que enfrentarse a uno de sus mayores temores: cortarse el pelo. 

A mucha gente le parecerá algo banal pero realmente para Melyssa su pelo significa mucho y tener que cortarse unos cuantos centímetros era casi como una tortura. La recompensa para la superviviente era un bote gigante de crema de cacao con una hogaza de pan y la llamada a su hermana Lorena a la que está muy unida

Pero no te creas que ganar la doble recompensa iba a ser fácil para la superviviente pues tenía que acceder a cortarse el pelo por lo menos 20 centímetros como mínimo lo que la llevó a pensárselo durante mucho tiempo pues según contaba su pelo es su personalidad y llevaba sin tocárselo desde los 22 años. 

Después de mucho tiempo midiéndoselo con la regla y decidiendo qué hacer... Jorge Javier anunciaba desde el plató de Telecinco que había una persona que la quería mucho que estaba dispuesta a cortarse también 20 centímetros de pelo y así entre las dos harían 40 centímetros para que Melyssa pudiera llevarse la doble recompensa. 

La persona que se ofrecía a quedarse con melenita era Nela, la madre de Melysa, si es que... ¡Qué cosas hacen las madres por sus hijas! Obviamente la superviviente se emocionaba y le daba fuerzas para finalmente no pensárselo más y cortar por lo sano su pelo de Rapunzel

A Melyssa le cortaba el pelo su compañera de 'reality' Olga Moreno pero a su madre en plató se lo cortó Jorge Javier Vázquez que menuda lió...

Una vez los cambios de look hechos, Melyssa se llevaba la doble recompensa y además de ponerse fina a crema de cacao podía escuchar a su hermana, coge pañuelos que se viene lagrimita.