@masterchef_es / TWITTER

'MasterChef 10' aliña su último programa con una de triple inmunidad y doble de expulsión

A falta de un expulsado...

El programa de TVE ha sorprendido con una doble expulsión que nos ha dejado flipando.

PABLO GONZÁLEZ | CUORE.ES -

Entre platos y pruebas, esta última edición de 'MasterChef', la número 10, está siguiendo su curso sin darnos casi ni cuenta. Con la tontería, esta temporada ya cuenta con cuatro expulsados, lo que quiere decir que cada vez estamos más cerquita del ecuador del programa. En este último episodio ha sucedido algo bastante inusual y es que en vez de una persona, han sido dos las que han tenido que colgar los delantales y despedirse de sus compañeros de cocina. Te lo contamos.

Después de que conociéramos la nueva versión del 'León come gamba', el episodio pasado contó con un indulto especial y es que ninguno de los participantes tuvo que abandonar las cocinas del programa de Radio Televisión Española. Esto ha supuesto que esta semana... Las cosas cambien por completo.

En la primera prueba a la que tuvieron que enfrentarse los aspirantes, se repartieron tres pines a tres concursantes diferentes y estos suponían la inmunidad para este episodio.

La sorpresa vino a partir de aquí, y es que uno del resto de los compañeros tuvo que decir adiós antes de comenzar la prueba de exteriores con motivo de no haber habido expulsado durante la semana anterior. Iván fue el seleccionado y con mucha pena tuvo que decir 'bye bye, mi piccolissima dama' a todos sus compañeros.

"Me ha salido todo mal. Hay que asumir la derrota y que se acabó esta experiencia. Ha sido un placer compartirla con todos ellos. Me lo merezco"

Tras estos inesperados sucesos, Paula, Eva, Teresa, Vanesa, Julia, María y Verónica fueron las siete concursantes que fueron directamente a la prueba de eliminación vistiendo un delantal color negro por perder la prueba de exteriores... Y la fatalidad llegó.

En una prueba en la que la harina y la ternera era una de las protagonistas, las aspirantes a eliminación debían elaborar un plato británico, el 'Yorkshire Pudding', un guirigay que volvió loca a Paula quien terminó entregando algo totalmente diferente y convirtiéndose en la cuarta expulsada de la edición y en la segunda de la noche.

"Está claro que no he entendido la prueba, no he entendido ni el idioma. El 'beef' se ha convertido en cerdo".