TVE / TWITTER

'Maestros de la costura', un mar de lágrimas con el adiós de Anna

No ganan para pañuelos

El drama vuelve, si es que alguna vez se ha ido.

Estefanía Fernández -

Parece que los ánimos se habían relajado con la visita de Eva González, pero estábamos equivocadas. El drama siempre vuelve y la nueva entrega de 'Maestros de la costura' viene cargadita de polémica. Eduardo, el repescado, se convirtió en el ojo del huracán debido al encontronazo que tuvo con Alicia, mientras que Lorenzo Caprile vivió una de sus noches más duras como jurado. Así como resumencillo. 

La sexta entrega del programa contó con la visita de Ágatha Ruiz de la Prada, Judith Mascó, Custo Dalman y Jorge Blázquez. Como siempre, la tensión se mascaba en el ambiente desde la primera prueba que les tenían preparada. Los aprendices tuvieron que crear un vestido de seda sin ningún tipo de patrón. ¿El objetivo de esta prueba? Conseguir la inmunidad y Alicia se consagró como la ganadora.

Pero esto no le hizo mucha gracia a Eduardo y decidió atacar de la manera más baja posible, recordando una discusión entre Anna y Alicia, las que al parecer eran grandes amigas. Pero para sorpresa de todos, nadie salió en su defensa y, obviamente, rompió a llorar ante tal situación: "¿Es que no cuento con nadie aquí?". 

Para la prueba de grupos tuvieron que instalarse en los talleres del diseñador catalán Custo Dalmau y confeccionar una serie de camisetas a todo color. Tanto Judith Mascó como Custo fueron a vigilar el trabajo y a animar a nuestros concursantes. Eduardo y Luisa fueron los jefes de cada equipo pero a mitad de la prueba cambiaron las tornas y el programa decidió cambiarlos al equipo contrario, algo que beneficiaba claramente a Edu, ya que su equipo no podía estar tan mal organizado.

Lo sentimos Luisa.

La última gran prueba de la noche tuvo como protagonista a la gran Ágatha Ruiz de la Prada. Su cometido era a ayudar a los aspirantes a analizar la mítica chaqueta de Coco Chanel. Mahi, como siempre, dio la campanada, ¿qué haríamos sin sus ocurrencias?


Pero el momento de la verdad llegó: Anna fue la expulsada y Lorenzo Caprile no fue capaz de contenerse y aguantar las lágrimas (no fue el único). Fue una de las despedidas más emotivas en todo lo que llevamos de programa y no dudó en mostrar su orgullo ante la evolución de la exconcursante.

Aún seguimos con los pelos de punta y nos han dejado con ganas de más. ¿Qué sorpresa nos tendrán preparada para el próximo programa? Lo único que pedimos es que no haya dramas, que ya estamos bien servidas.