laisladelastentaciones / TWITTER

Lo que pasó en 'LIDLT3', pasó: Marina García se come al lobo (Isaac) en la piscina

Cuento con final feliz

A 'caperucita' Marina le quedan dos telediarios para caer por completo en la tentación. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Hoy es día de comentar 'La Isla de las Tentaciones 3' y si sigues el programa sabrás que tenemos salseo y del bueno. Las parejas se están soltando cada vez más y se están olvidando por completo de que en la otra villa están sus novios y novias y si no que le pregunten a 'Manué', que lejos de echar de menos a Lucía, ha relajado demasiado la manita y la boquita y ha terminado comiéndose los morros por partida doble: con la veterana Fiama y con otra tentadora. Aquí tienes todos los detalles. Pero parece que no ha sido el único que ha sentido la llamada de la infidelidad, en la villa de las chicas, Marina García parece que también ha cruzado la línea. 

Todo empezó en las primeras galas, donde el tonteo entre ella e Isaac era más que evidente. Aunque Marina asegura que sabe dónde están los límites, hizo sonar la primera alarma al pasarse un hielo con la boca con el lobo. Cuidado, Caperucita... 

Esto, evidentemente, no gustó nada a su novio Jesús, que dio más o menos por terminada la relación y desde entonces ha empezado como a desatarse, algo que ha dejado a Marina picueta.

Y dicho y hecho: Marina ya no se corta ni un pelo y por lo que vemos, va a caer de lleno en la tentación de Isaac (aunque eso ya lo sabíamos por las filtraciones). No sabemos qué tendrá esa piscina aparte de agua muy muy calentita... 

"Cuando estoy con Isaac en la piscina sube la temperatura. Estamos ahí, yo me aparto… Pero el tonteo ese del hecho de querer y no poder me da más morbo que coger y hacerlo de una. La tensión sexual que tenemos es evidente y está ahí y va a seguir estando". Y parece que ha llegado el momento de acabar con esa tensión sexual: "Cuando nos metemos en la piscina, arde, es fuego puro, al estar en bikini, estar cerca, estar sintiéndonos,  tocándonos… sube la temperatura. Siempre he estado poniendo un freno pero llega un momento en el que no puedes más y lo tienes que hacer".