Telecinco / INSTAGRAM

'GH DÚO': Kiko Rivera confiesa su adicción a las drogas

Por fin, ahora está sano y salvo.

CUORE.ES -

Kiko Rivera ha contado todo lo que nunca nadie ha sabido de él mismo. Se ha abierto en canal, se ha sincerado para acercarse a nosotros. Ahora más que nunca el DJ ha querido ser sincero con sus fans y para ello 'Límite 48 horas' de Gran Hermano Dúo le ha prestado la plataforma y el altavoz.

La ya conocida depresión que sufrió el hijo de la tonadillera se debe, en parte, a que sufrió una fuerte adicción a las drogas, algo que hasta ahora nadie sabía. ¿Quién nos lo iba a decir? Es lo que tienen la vida nocturna y las malas compañías. Las principales drogas que consumía, según él mismo ha contado eran: 'cocaína, hachís y marihuana' prácticamente todos los días, vamos, que en vez de tomarse el trabajo en serio se lo tomaba como si fuera una fiesta continua. Así le pasó, aquello era insostenible y acabo por derrumbarse. Pero ¡oye! Pasado pisado, Kiko ya está bien.

En ese duro momento de su vida no le faltó el apoyo de su novia, Irene, que lo enderezó y consiguió que a día de hoy sea un hombre limpio. Al público le encantó el discurso de Kiko Rivera y los aplausos no tardaron en llegar, es todo un reto afrontar tu pasado en público y contar como conseguiste superarlo.

El hijo de la Pantoja ha querido aprovechar la ocasión para concienciar de lo malas que son las drogas, no obstante ha aclarado que no es un pozo sin fondo, que tiene salida y, aunque se necesita mucha ayuda, se puede superar. Él ha tenido el apoyo de su madre, de su mujer y de todos los amigos sinceros de los que se rodea, y menos mal, porque sino le hubiese resultado mucho más complicado salir.

Ahora Kiko es un hombre limpio, está sano y salvo y ya hace año y medio que no consume drogas. Le costó mucho salir de ellas pero ahora está más feliz que nunca y nosotros de que lo esté. Para llegar hasta donde está tuvo que pasar un calvario que le parecía interminable en el que tuvo 'temblores, sudores fríos...'. Irene, a su lado, constataba las duras palabras del DJ: 'Contárselo a su madre fue lo más duro'.

Aprovechando la situación, Kiko quiso contar que otros de los momentos duros de su vida fueron la entrada en prisión de su madre, de lo que todavía no ha podido hablar con ella y la muerte de su padre, de la cual se enteró a través de la televisión. El DJ ha pasado página de todas esas movidas y está dispuesto a vivir la vida al límite.