D.R.

Por qué June no se va de Gilead y otras curiosidades de 'El cuento de la criada'

Desde su reparto a detalles que seguro que has pasado por alto

Alabada sea la temporada 4.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

A pesar de que la fecha prevista para el estreno de la cuarta temporada de 'El cuento de la criada' era hoy, ayer HBO se adelantó a la jugada y publicó los tres primeros episodios para empezar a crear 'hype' y conseguir que la gente vuelva a retomar su enganche con esta serie. Serán un total de 10 capítulos los que veremos en esta temporada y muchas las incógnitas que se quedaron abiertas con el final de la tercera. ¿Qué va a pasar con June? ¿Y con los 50 niños que logró mandar a Canadá en el avión? ¿Conseguirá por fin rescatar a su hija y salir de una vez de Gilead? ¿O piensa quedarse allí hasta tumbar por completo el sistema desde dentro?

Para responder todas esas preguntas no te queda otra que verte la temporada, porque aquí con los spoilers tolerancia cero, pero para que vuelvas a meterte en todo el ambiente distópico (y muy chunguito) de Gilead vamos a contarte un montón de curiosidades de la serie que seguro que no sabías.

1. La importancia de los colores

Ya sabes que en esta serie todo está ahí por algo, y la elección de los colores de la vestimenta de las mujeres no es algo casual. Los trajes rojos que visten las criadas son en honor a María Magdalena, la pecadora arrepentida de la Biblia. Los trajes azules que llevan las esposas pretenden ser la representación de Virgen María, ya que es un color con el que se le ha vestido en casi todas las pinturas religiosas, y los trajes de las tías son de color marrón en referencia a los que llevaban los soldados nazis, ya que su misión en Gilead es bastante parecida.

2. El supermercado

¿Te has fijado que en el supermercado las etiquetas de los productos en vez de llevar la palabra escrita del alimento llevan dibujitos de los que son? Eso es porque las mujeres tienen prohibida la lectura en Gilead, y eso incluye hasta la posibilidad de leer una sola palabra en ningún sitio. De hecho ni siquiera las esposas pueden leer ni escribir, ya que solo las tías pueden hacerlo. 

D.R.

3. La habitación de June

A la hora de crear los decorados también se ha tenido en cuenta hasta el último detalle y por eso, al crear el set que haría las veces de habitación de June, se preocuparon de que esta reflejase todo lo que había perdido al vivir en Gilead. En su vida anterior, ella era escritora y editora, y por eso colocaron un escritorio en su cuarto aunque no pueda usarlo, y así recordarle a diario que ya no puede ejercer su antiguo trabajo. 

4. El cameo de la autora

Esta no es una serie que destaque por sus cameos con personajes conocidos como sí hicieron por ejemplo en 'Juego de Tronos' con Ed Sheeran. Sin embargo sí que hubo dos cameos que seguramente pasaron desapercibidos para ti. El primero de ellos es el de Margaret Atwood, la autora del libro en el que está basada la serie, que hizo un pequeño cameo en el capítulo piloto, interpretando a una de las tías que abofetea a Defred. Lo que nos lleva al segundo de ellos...

5. El cameo encubierto de Oprah

¿Te acaba de explotar la cabeza? Normal, porque este es un cameo tan sutil que solo se aprecia en la versión original de la serie ya que debes afinar el oído para saber de quién hace Oprah. ¿Recuerdas la emisora de radio la resistencia que emite de el programa 'Radio Free América'? Es un fragmento del episodio 11 de la segunda temporada (el de su parto de Nicole), y en el coche escucha un mensaje de la restistencia que no piensa rendirse. Pues bien, la locutora de esa radio es la mismísima Oprah Winfrey. ¿Cómo te quedas?

6. Una coincidencia casi premonitoria

¿Te acuerdas de Rita, la Martha de la casa de los Waterford? Pues la actriz que la interpreta, Amanda Brugel, ya conocía perfectamente esta historia porque cuando tenía 15 años le asignaron la novela de Margaret Atwood para un trabajo de secundaria, que daría lugar a que posteriormente escribiese algún que otro cuento basado en 'El cuento de la criada'. Pero eso no es todo. Resulta que la redacción que escribió para solicitar plaza en la universidad (ya sabes que en América la cosa es muy distinta) fue sobre la novela, y más concretamente sobre la visión del personaje de Rita. Si eso no es el destino yo ya no sé...  

D.R.

7. Nada de maquillaje

Aunque el maquillaje es un aspecto muy importante en todas las series y películas, Elisabeth Moss graba sus escenas sin una gota de 'make up', especialmente si tiene que hacer primeros planos, ya que eso le da mucha más fuerza a su interpretación.