GTRES

James Franco vuelve al cine

Tras su escándalo por abuso sexual

El actor volverá al cine de la mano de Miguel Bardem, primo de Javier Bardem, para interpretar a Fidel Castro.

CUORE.ES -

Tras años de escándalos y denuncias por abusos sexuales, James Franco retoma su labor como actor interpretando a Fidel Castro en una película que dirige Miguel Bardem y que repasará la vida de Alina Fernández, la hija extra matrimonial del Fidel Castro con Natalia Revuelta. 

Este papel supondrá el regreso al cine del actor, después de que en 2018 estuviera involucrado en una serie de escándalos y denuncias por presunto abuso sexual, que lo han llevado a perder y anular algunos proyectos cinematográficos.

La película, producida de manera independiente, llevará por nombre 'Alina of Cuba' y será protagonizada por la actriz y cantante estadounidense, Ana Villafañe, en el papel de la hija del fallecido presidente de Cuba, y Mía Maestro, en el papel de Natalia Revuelta, su madre. La historia narrará la niñez y juventud de Alina Fernández como hija ilegítima de Fidel Castro y su posterior exilio en España al ser opositora del régimen cubano.

Según la revista 'Variety', la propia Alina Fernández, quien también es productora de la película, eligió a James Franco para que interpretara el papel de su padre. La elección del actor no ha dejado de generar polémica en los últimos días, después de ser vetado en Hollywood a raíz de una serie de denuncias en su contra y del movimiento #MeToo. Desde el año 2018, varias mujeres han acusado al actor de abuso sexual y de aprovecharse sexualmente de las alumnas que asistían a sus clases de actuación en la escuela 'Studio 4'.

En la demanda, presentada inicialmente en 2019, las alumnas del actor, Sarah Tither-Kaplan y Toni Gaal, aseguraron que la estrella de Hollywood ofrecía lecciones sobre escenas que consistían en "simulaciones de actos sexuales que iban mucho más allá de los estándares de la industria".  A la denuncia se sumaron más alumnas que indicaban que el intérprete grababa a algunas mujeres en sus ensayos y se acercaba a las jóvenes prometiendo proyectos en Hollywood que jamás se materializaban.  Finalmente, James Franco firmó un acuerdo con las víctimas por el que pagó 2.3 millones de dólares a repartir entre los afectados.