@El_Hormiguero / TWITTER

Estopa en 'El Hormiguero' con un tiburón y... ¡Ovnis en su casa!

Pablo Motos ha entrevistado a David y José Muñoz

Real. Tienes que enterarte de esto.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

'El Hormiguero 3.0' ha contado con la presencia de Estopa, y sí, ha habido anécdotas de las que se nos quedan grabadas en la memoria durante unos meses. Hablamos de lo que contaron los hermanos Muñoz: avistaron ovnis en su comunidad de vecinos. En otra ocasión, uno de ellos se 'cruzó' con un tiburón en la playa. Prepárate.

A ver, a ver. Empecemos por los más recientes proyectos musicales de David y José Muñoz, entre ellos una colaboración con Fito y los Fitipaldis. Está también la vuelta de su gira, 'Fuego'. Así es, Estopa está a tope. Nos alegramos mucho por ellos y por todos los fans que tienen (que no son pocos). El mundo en general (y España en particular) necesitan buenas noticias, conciertos, temazos y alegría.

David y José han aprovechado la entrevista con Pablo Motos para promocionar lo suyo (y muy bien que hacen, oye) y también para pasárselo bien. Con 'Fuego' se irán hasta Estados Unidos, y a la vuelta, seguirán dando conciertos por España. O sea que la carrera de Estopa, bien.

Y las anécdotas, que son lo que nos trae. Empezamos por lo de los ovnis, que es raruno, sin duda, pero oye, dicen que los han visto y que estaban sobrevolando... ¡Su comunidad de vecinos!

Los hermanos Muñoz juraron y perjuraron delante de Pablo Motos (un tío acostumbrado ya a todo, hasta a Freddie Highmore hablando en Castellano) que avistaron varios ovnis en el cielo una noche que estaban en "la comunidad de vecinos". Por lo que han dicho, fueron los niños los que les dijeron que mirasen para arriba porque parecía que se estaban moviendo las estrellas. ¿No te lo crees? Si todos tenemos un amigo o amiga que asegura haber visto ovnis. Y si no la tienes, ya sabes lo que dice La Vecina Rubia: es que ese amigo o amiga eres tú. De la anécdota de los hermanos Muñoz, solo nos queda decirte una cosa más. ¡Llamaron a Iker Jiménez!

Lo de los objetos voladores no identificados no fue lo único que contaron los de Estopa. Sucede que a David le encanta nadar y lo suele hacer en el mar. Un día, "iba nadando tranquilamente con un tubo y gafas" y de repente vio "un tronco bajo el mar como si fuera un bañista" como él de grande.

Que sí, que era un tiburón y lo que pasó fue que David optó por nadar hacia el fondo del mar para, una vez allí, hacerse el muerto. Así llegó a la orilla, pero asegura que aquellos minutos se le hicieron eternos y que le dio tiempo para ver toda su vida pasar delante de sus ojos. Casi se muere, pero no por el animal, que no estaba para nada interesado en mordisqueos. David casi se nos va por su corazón, que lo tenía más acelerado que un coche de carreras.