ISTOCK

Consejos para desconectar y desestresarte este verano

Las claves para un verano de desconexión.

A veces es difícil desconectar, incluso en verano. Pero tenemos las claves que cambian las normas del juego.

MARÍA VIÉITEZ | CUORE.ES -

Esperamos ansiosos la llegada del verano durante todo el año y, cuando por fin entramos en junio y nos vamos de vacaciones, nos resulta difícil desconectar. Esto puede ocurrir o bien porque tenemos demasiado poco tiempo o porque queremos hacer tantas cosas que nos es imposible relajarnos. Pero tenemos algunas claves que sabemos pueden ser de gran ayuda si lo que estás buscando es un verano de relajación. Pero de verdad.

Nada de pantallas

Una de las cosas que más estrés genera durante el año es que nos es imposible desconectar de las pantallas. Teléfonos móviles, tablets, ordenadores y, en nuestro tiempo libre, también la televisión. La dependencia y adicción a las pantallas es algo que sufrimos casi todos los mortales y que nos pasa factura a nivel físico y mental. El uso excesivo de estos dispositivos altera nuestras horas de sueño, nos cansan la vista y nos general estrés y ansiedad. Por eso, lo primero que debes hacer si quieres disfrutar de un verano o unas vacaciones de relajación total, es sacrificar el uso del teléfono y el ordenador. No pases tantas horas muertas enfrente del móvil y hazlo frente a un bonito paisaje.

Viajar para volver siendo alguien nuevo

El turismo de masas tradicional nos tiene acostumbrados a visitar ciudades llenas de gente, ir con prisas a todos lados y viajar, casi casi, por hacer 'check' en la lista de planes de verano. Pero esto no nos permite desconectar. Así que, te proponemos que para estas vacaciones optes por el 'slow travel' una alternativa al turismo habitual que te invita a la relajación, a la mimetización con tu destino y al disfrute (real) de las vacaciones.

Guarda tiempo para ti

Pasar tiempo en verano con familiares y amigos siempre está bien, pero pasar tiempo de calidad contigo misma no tiene precio. Puede que recurrir a esta manida fórmula sea un poco rancio, pero es 100% cierto. Pasar tiempo contigo misma haciendo lo que te gusta es la mejor cura para el estrés y la ansiedad y, si no estás acostumbrada a hacerlo, deberías empezar este verano. Puedes buscar un nuevo hobbie en el que emplear tu tiempo, leer, pasear, hacer deporte, cocinar o cualquier otra cosa que se te ocurra puede ayudarte a desconectar. 

Cambiar tu rutina es la mejor manera de empezar a apreciarla

La rutina diaria nos agota y absorbe sin que apenas nos demos cuenta. Por eso, es importante que la cambies por completo durante el verano. Este te ayudará a apreciarla de nuevo cuando tengas que recuperarla en septiembre y, además, te permitirá reflexionar sobre las cosas que no te gustan de ella y te gustaría cambiar. De esta manera podrás volver a tu ritmo habitual implementando los hábitos que quieres que empiecen a formar parte de tu día a día.

Respira y reflexiona

Para conseguir desestresarte durante el verano, tienes que saber decirle a tu cuerpo que está de vacaciones. Para desconectar, nuestro organismo debe notar un cambio entre el ritmo que lleva habitualmente y 'el ritmo de las vacaciones'. Por eso, durante esta época tienes que empezar a tomarte la vida de otro modo, debes tomártela con calma. En esto consiste 'el cambio de chip'. Trata de reflexionar sobre la urgencia e importancia real de las cosas y detente un momento antes de hacer las cosas con prisa y estresarte. Reflexionar, respirar hondo cuando lo necesites y meditar pueden ayudarte (y mucho) a ver las cosas desde una perspectiva diferente cuando te sientas agobiada.

Escucha a tu cuerpo

Las rutinas tienen sus cosas positivas, pero todos sabemos que también sienta muy bien saltárselas. Por eso, trata de escuchar a tu cuerpo durante el verano. Permítete caprichos, disfruta de una comida más copiosa de lo normal cuando te apetezca, pégate una buena siesta si tu cuerpo lo merece y permítete vaguear y no hacer nada cuando lo necesites.