Oleh_Slobodeniuk / ISTOCK

Concepto 'slow travel’: una forma de viajar que te devuelve la paz este verano

Una experiencia de viaje única

¿Te apetecen unas vacaciones tranquilitas este verano?

María Viéitez -

El objetivo original de las vacaciones de verano, en algún momento, fue el de descansar después del exceso de trabajo tras de un año duro y recuperar la paz y el descanso de los que no es tan fácil disfrutar en nuestra vida diaria. Pero todo esto se nos olvidó cuando se popularizó la forma actual de turismo masivo según el cual lo más común (y lo que parece más sencillo) es desplazarse durante unas semanas o días a un resort localizado en algún rincón del país o del mundo donde hay tanta gente que apenas se puede respirar.

La estandarización del turismo gracias a la cual todos podemos permitirnos viajar en algún momento del año ha provocado que algunos lugares lleguen a popularizarse tanto que nos hemos acostumbrado a verlos en su versión masificada. Se nos ha olvidado lo que era descubrir y explorar rincones nuevos donde apenas había gente y donde podías disfrutar la paz de estar solo o en familia y mimetizarte con el lugar. ¿No lo echas de menos? Pues en esto consiste precisamente el concepto 'slow travel'.

El 'slow travel' es un turismo alternativo que te propone escoger destinos no masificados, lugares que te permiten disfrutar de la naturaleza y los paisajes. Este tipo de turismo huye, precisamente, de las zonas turísticas y opta por lugares menos frecuentados por viajeros. Justo lo que necesitas para descansar. A continuación, te contamos las claves para disfrutar al máximo de esta experiencia de viaje.

¿Cuál es el origen de este concepto?

Esta tendencia de viaje surgió en la década de 1980 como respuesta al turismo masificado. Pero no solo se trataba de eso. El 'slow travel' también surgía como movimiento paralelo al 'slow food', que protestaba contra de la cultura de consumo rápido que tanto daño hizo a la gastronomía tradicional de los lugares. 

Así, ambos proponían relajar el ritmo de nuestros viajes y ganar así en relajación y tranquilidad, disfrutando esta vez, de verdad, los lugares que visitamos y mimetizarnos con ellos. La mejor opción para tomarse un respiro de la sociedad moderna que a veces tanto nos absorbe sin que apenas nos demos cuenta.

La clave es sentir el viaje

¿Cuántas veces te ha pasado que, al volver de vacaciones, te sientes más cansado de lo que estabas antes de partir? Esto puede ser un signo de que te lo has pasado bien y te has pateado tu destino completo, lo cual no está del todo mal. Pero también has de recordar que, entonces, esas vacaciones tampoco te han servido para desconectar.

Para disfrutar al 100% de una experiencia 'slow travel' debes poner toto tu empeño en disfrutar unas vacaciones cómodas, tranquilas y relajadas. Lo mejor que puedes hacer es escoger destinos tranquilos, en la montaña o en la playa, que no estén masificados con turistas. Y, sobre todo, no ir con la mentalidad de que lo tienes que ver absolutamente todo. No es necesario pegarse una paliza visitando el último rincón accesible del lugar que visitas, basta con que adaptes los planes a la energía con que vas al viaje y escuches a tu cuerpo y las ganas que tiene de hacer cosas.

Come comida típica; busca rincones con encanto, solitarios; conoce a la gente local; no mires el reloj tan a menudo y trata de encontrar los lugares a los que acude la gente del lugar en lugar de aquellos a los que acuden los turistas.

En resumir, si escoges la opción de practicar 'slow travel' este verano, asegúrate de que tu objetivo sea parar un momento y disfrutar del viaje, pero de verdad, bajar el ritmo para apreciar y disfrutar de las conversaciones, las comidas, los momentos a solas, los paisajes y de ti.