vdevegas / INSTAGRAM

El capricho de la semana... Las bravas de Sergi Arola (¡en Madrid!)

ARACELI OCAÑA | CUORE.ES -

A veces hay que darse un capricho gastronómico, haznos caso: a menudo solemos guardar ese momento especial para llevarnos algo a casa cuando lo que nos puede llenar es una experiencia única, como la que te ofrece disfrutar de un cocinero con dos estrellas Michelin a buen precio. Es lo que pasa en el V Club feat. Arola, un espacio que lo mola todo pero en el que, además, ¡sorpresa! Puedes comer las famosísimas bravas de Sergi Arola, que hay que probar una vez en la vida porque no se parecen en nada a lo que hayas probado jamás.

Para empezar, te describimos la experiencia: llegas a un lugar que casi no localizas, no te vas a encontrar en la Milla de Oro de Madrid ni nada, sino en un barrio como puede ser el tuyo pero en el que te reciben ya con todos los honores; aparcacoches, ascensor de lujo, recepción cinco estrellas y... ¡Un casino que parece traído de las Vegas! Más original no puede ser...

Lo cruzas y llegas al restaurante propiamente dicho, un lugar elegante, con bien de dorado (porque donde hay brillo hay alegría) y donde ya te sientes como la reina que mereces ser. Te traen la carta y con ella más sorpresas (igual no deberíamos desvelártelas todas, pero seguro que cuando vayas te emocionas igual) porque nada es lo que parece: la comida combina toques asiáticos con mediterráneos y todo, todo, todo está bueno.

Pero si algo merece la pena son esas bravas, ideadas por Sergi Arola (chef ejecutivo del restaurante, como habrás podido intuir) y copiadas en el mundo entero: tienen forma cilíndrica y en su interior combinan una salsa especial y un alioli suave. Se comen de un bocado y, la verdad, dan ganas de pedirse una ración por persona con tal de no dejar de comerlas nunca.

Y para seguir, pues su tortilla reinventada, unas alitas picantes que vienen del mismísimo cielo y no te olvides de los postres porque todos vienen con espectáculo incluido.

Y, por cierto, si quieres terminar con espectáculo de otro tipo, en la sala, eso que te hemos contado al principio, esa fantasía de sala que has cruzado, es el lugar perfecto para una copa... Diferente. No te decimos más, pero menudo capricho BBB.