'La última tentación'

Andrea y Manuel caen en 'La última tentación' y se viene hoguera

Oscar ha pasado a un segundo plano

Roberto, prepárate.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Qué sería de los miércoles por la noche sin las idas y venidas de las parejas de 'La isla de las tentaciones', perdón, 'La última tentación'. El programa no ha hecho más que empezar, pero... ¡Sorpresita! Ya tenemos los primeros cuernos. Lo sabemos, suena feo pero es que es así. Andrea entró con un chico llamado Roberto pero ya lo ha cambiado por otro, Manuel. El de la 'manita relajá'.

Sabemos que la de 'Firste Dates' es superfiel a sus sentimientos. A sus sentimientos. A los novios es otro tema. Esta es su tercera experiencia en República Dominicana, pero aún así todavía tiene cosillas para dar. 'Show'. Reality en vena. Acudió a 'La última tentación' para descubrir si Roberto y ella estaban destinados a estar juntos, aunque ha tardado menos que nada en darse cuenta de que no. Entró Manuel y zasca. Durmieron juntos (sin carricohe) y se dieron unos cuantos besos en la piscina.  Como era de esperar, la alarma tardó muy poco en sonar.

Lo curioso es que Andrea empezó tonteando con Oscar, haciéndonos creer que tarde o temprano tendrían algo (sí, lo reconocemos, jamás nos hemos creído en que le iba a ser fiel a Roberto). El problema es que la llegada de 'Manué' lo cambió absolutamente todo.

El ex de Lucía volvió al paraíso con dos intenciones: ahondar en lo suyo con Andrea (tuvieron algo durante un viaje a Ibiza) y desenmascarar a Isaac Torres. El de Cádiz asegura que a su ex, Lucía, la están engañando. "Tengo pantallazos", ha dicho en más de una ocasión.

Lo primero, Andrea. Le resultó imposible ocultar su alegría al ver a Manuel entrar por la puerta. Óscar fue el que se llevó el chasco porque Andrea ya no se acuerda ni de su existencia. "Óscar no me gusta, le tengo cariño, nada más", dijo la catalana cuando el andaluz le preguntó por él. Esa misma noche Andrea ya no durmió con Óscar. Se subió a la mejor habitación de la villa con Manuel y... Se tumbaron a dormir. A dormir.

Al día siguiente eran la comidilla de Villa Playa, aunque a ellos plin. Se dieron sus primeros picos en la piscina ante la mirada atónita de Gonzalo Montoya. "¡Tú novio va a estar contento viendo esto!", le dijo.

Al otro lado del paraíso, la historia seguía su rumbo. Aunque Roberto no se había enterado de nada todavía, Christofer se encargó de contarle todo lo que sabía. Por lo visto le había llegado rumores... Le contó una historia que encaja perfectamente con lo que está pasando en Villa Playa, así que imagínate la desilusión. Roberto ya está triste y eso que aún no ha visto nada, ¡pobre!