Sergio R Moreno / GTRES

Ana Obregón y la dura entrevista con Bertín Osborne (su ex): los dos acaban llorando

Un momento difícil...

Ana Obregón habla emocionada de la muerte de su hijo. 

PABLO GONZÁLEZ | CUORE.ES -

Telecinco ha regresado con el programa de Bertín Osborne, 'Mi casa es la tuya', pero con un capítulo más especial de lo normal y es que Ana Obregón se sinceraba tras todo lo vivido este duro tiempo atrás. Una entrevista muy sincera con... Su exnovio. Sí. 

Así es, la actriz se sentaba junto a Bertín para dar a conocer cómo había sido este duro tiempo en el que Aless, su único hijo, perdía la vida a causa del cáncer. En una entrevista muy íntima en la que salieron a relucir cosas del pasado entre ambos, por ejemplo la historia de amor que Ana Obregón mantuvo con Bertín durante un tiempo y la buena relación que mantienen a día de hoy. ¡Bertín y Ana son ex!

Tan sólo fueron dos meses de los que tanto Bertín como Ana guardan muy buenos recuerdos el uno del otro. "Siempre has sido luz", recalcaba el presentador a la invitada, que emocionada recordaba los momentos que vivieron hasta llegar a una dura etapa que marcó su vida.

La presentadora hablaba de un cáncer que paró su vida durante un tiempo, un cáncer en el útero del que tuvo que ser intervenida: "Tuve un cáncer y me operaron del útero. Y el que estuvo al pie del cañón fue este señor". La entrevista continuó por el camino de los recuerdos, algo de lo que Ana aún no se había atrevido a hablar en un plató de televisión.

"A mí se me murió un hijo en brazos y tengo uno maravilloso que también tiene que vivir a través nuestro". Así comenzaba Bertín a profundizar en el tema que tanto dolor ha causado a la protagonista de la entrevista.

Entre lágrimas y emoción, Ana Obregón confesaba el viaje que realizaron tanto ella como Alessandro Lecquio junto a su hijo a Nueva York, lugar donde comenzó el tratamiento de Aless

Aless padecía sarcoma de Ewing, una enfermedad que le hizo someterse a duros tratamientos de larga duración, pero que sus padres no quisieron dejar de lado, acompañándole hasta su recuperación. "¿Sabes qué me llegó a decir? Mamá, perdóname por tener un hijo defectuoso".

Tras el tratamiento, el tumor se redujo un 90% y regresaron a España, donde significó el renacer para la familia, ya que Alessandro se había curado de aquel cáncer. Pero 6 meses después las malas noticias volvieron, el cáncer volvía al cuerpo de su hijo y esta vez el tratamiento no resultó exitoso

"Yo me perdono la vida todos los días". Así sentenciaba Ana todo este duro duelo por el que continúa pasando y que ha cambiado su vida por completo.