JOSÉ LUIS ROCA

Entrevista a Ana Barreras: "Competir contra 100 pilotos no me asusta. Me motiva"

La piloto Ana Barreras busca patrocinio para competir en el Campeonato de España de Citroën Saxo, donde sería la única participante femenina.

NEKANE CHAMORRO | CUORE.ES -

"Mamá, voy a ser piloto". Esas fueron las palabras que Ana Barreras le dijo a su madre la primera vez que vio en directo una competición de rallys. Muchos no la tomaron en serio. Tenía entonces 27 años y no había cogido un coche de carreras en su vida. Sin embargo, tan solo un año después ya estaba compitiendo en el Campeonato de España de Resistencia (CER) logrando su primer podio en la tercera posición de su categoría.

"Desde la primera 'pasada' que vi en aquel rally se me pusieron los pelos de punta y le dije a mi madre: ¿Cómo es que no me habéis metido desde pequeña a correr?", explica con una sonrisa. Ana empezó jugando al golf, pero la genética acabó haciendo de las suyas. Hija de Guillermo Barreras, campeón de España de Rallys de Tierra en 1985, y de Ana Barbero, pionera del automovilismo femenino que cuenta en su palmarés con el campeonato de Galicia de Rallys de Tierra de 1992, el ruido de motores y el olor a gasolina corren por sus venas incluso desde antes de nacer, cuando iba en la tripa de su madre mientras ésta competía en el emblemático circuito de Paul Ricard.

"Aunque mis padres han sido los dos pilotos, hasta hace cinco años no había tenido ningún contacto con el mundo del motor", cuenta Ana, que apostó por seguir los pasos de sus progenitores después de acompañar a su madre a una carrera de la Copa Aygo, en la que Barbero dirigía a uno de los equipos.

"No hay día en el que no sueñe con verme llegando a lo más alto del automovilismo"

Segura de sí misma y con los pies en la tierra, Ana sabía que entrar en el mundo del automovilismo no iba a ser fácil. "Los inicios fueron difíciles porque es un mundo que exige de muchas ayudas económicas y la repercusión mediática, en este tipo de pruebas deportivas, dificulta la implicación por parte de las marcas. Fue un desafío, pero muy ilusionante", confiesa.

Ahora se prepara para competir en el Campeonato de España de Citroën Saxo, donde participan un total de 101 pilotos entre los que ella sería la única mujer. Un desafío que, lejos de asustarla, le motiva mucho. "Estoy intentando conseguir el dinero necesario para poder afrontar la temporada y aunque no está siendo fácil porque aún me faltan patrocinios, no dejaré de luchar hasta conseguirlo", afirma Ana.

Un reto a su alcance

Participar en la Copa Saxo es hoy por hoy su principal reto y sabe que, de lograr entrar en la competición, tendría muchas opciones de hacer un gran papel. Al ser una copa monomarca en la que todos corren con el mismo modelo de coche es la destreza del piloto la que marca la diferencia, y ahí, en la pura competición, es donde Ana se siente más fuerte.

"Mi mayor cualidad como piloto es mi forma de competir. Sé gestionar bien las carreras. Cuando salgo a la calificación a veces siento que no soy capaz de sacar todo mi potencial, pero en cambio, cuando estoy en la parrilla de salida y ya están las luces a punto de encenderse es como si me saliera una guerrera de dentro y aparece mi mejor versión. Ahí es cuando dejo de pensar y me centro en conducir", afirma Ana.

"Es bueno estar subida en un coche y no dejar de correr para no dejar de aprender"

En su palmarés cuenta con un tercer puesto en el Circuito de Ricardo Tormo en el Campeonato de España Resistencia de 2017, dos primeras posiciones en la categoría féminas del Campeonato Kobe Motor 2018, una cuarta plaza en la general del Campeonato Kobe Motor en el Jarama y la Pole y un segundo puesto en el Trofeo de Navidad del Jarama en 2020. Pero no se quiere quedar ahí. Ana quiere más.

"Quiero seguir aprendiendo y lo más importante para seguir formándome es estar ahí. Una monomarca de estas características, con tanta participación de pilotos de alto nivel donde te mides de tú a tú, es la copa perfecta para seguir progresando en mi carrera deportiva y la antesala para poder llegar a competir en copas superiores", cuenta la piloto, que sigue inmersa en la búsqueda de la ayuda económica que necesita para poder competir en el prestigioso campeonato, donde será la única mujer entre un centenar de pilotos varones.

Pese al abrumador dato de participación masculina frente a la femenina, Ana no quiere hablar de machismo, aunque sí admite algunas diferencias en el trato que reciben hombres y mujeres. "Conseguir patrocinios en el automovilismo es difícil para todos, pero sí es verdad que hay alguna diferencia. En el caso de las mujeres, a veces buscan más una imagen y no se valora tanto el palmarés. En cambio, a un hombre lo primero que se le pregunta es si tiene opciones para ganar. Tendría que medirse todo con la misma vara", explica Ana.

Su referente y su apoyo

Ana Barbero, su madre, es su referente y su principal apoyo. Verlas juntas dentro de un coche es una delicia. La explosividad de Ana hija contrasta con la calma que transmite Ana madre, pero ambas tienen una frase recurrente que demuestra que el gusto por la velocidad es algo que tienen en común: "A fondo".

Barbero es uno de los grandes nombres del automovilismo español. No solo por ser de las primeras mujeres en atreverse a ponerse a los mandos de un coche de carreras, también por haber conseguido competir con buenos resultados en pruebas tan importantes como el rally de Montecarlo o ganar un campeonato absoluto de Tierra, en Galicia en 1992.

"Ser un referente no se debería de limitar únicamente a ser una imagen de tu mejor versión, sino un ejemplo de trabajo, de lucha, de superación y sobre todo de valores. Y eso es mi madre para mí. La admiro y le doy gracias a la vida por este regalo y gran referente", cuenta Ana.

Puedes seguir a Ana Barreras en sus perfiles de redes sociales: Instagram | Linkedin | Twitter