D.R.

Alicia Huerta nos cuenta por qué es 'Mejor no saberlo'

Thriller de justicia, justo lo que necesitábamos.

MERCEDES LÓPEZ MOLINA | CUORE.ES -

La escritora y abogada madrileña ha escogido como protagonista de su cuarta novela, 'Mejor no saberlo' (Palabras de Agua, 20 euros), a otra abogada: Paula Fuentes, que trabaja en la asesoría jurídica de una de las entidades financieras más importantes del país y que va a verse involucrada en la investigación de la Fiscalía Anticorrupción y la UDEF sobre presuntos delitos cometidos por el banco. Tendrá que elegir entre convertirse en testigo protegido o sentarse en el banquillo, aunque ella descubre que tiene otra opción.

¿Qué destacarías de su protagonista, Paula?

Es una mujer que ha llegado a lo más alto en su carrera, pero prefiere verse relegada a un puesto de inferior nivel si con ello evita participar en actuaciones más que cuestionables. Resulta fácil identificar a la protagonista con tu propia experiencia como abogada en una entidad financiera en la plenitud de la belle epoque del pelotazo financiero e inmobiliario...

¿Cuánto hay de ti en ella?

El personaje está inspirado en mi experiencia, pero yo jamás me vi envuelta en truculentas tramas de corrupción o conspiraciones.

¿Podría considerarse a Paula una heroína?

No en sentido estricto. Es una mujer apasionada y, a la vez, tremendamente humana con todo lo que ello implica, inseguridades incluidas.

Entonces, ¿en qué sentido?

Al inicio, cuando se ve obligada a emprender un arriesgado viaje, su intención es huir, desaparecer, convertirse en otra persona. Sin embargo, giros inesperados le llevan a toparse con corrupción, tráfico ilegal de órganos y asesinatos. Entonces, en los momentos de mayor peligro, demuestra su coraje. Ya no quiere huir, decide enfrentarse, quiere saber. Lo ocurrido le lleva a entender lo que su abuela María intentaba explicarle de niña: que las personas que son conscientes de la fragilidad de la vida son unas privilegiadas, porque jamás malgastan tiempo en discusiones inútiles y valoran cada instante.

¿Crees que las mujeres pensamos que es “mejor no saberlo”?

En general, creo que preferimos saber toda la verdad aunque duela o sea incómoda. No es, en todo caso, el único personaje femenino con peso en esta novela. Entre los personajes femeninos destacan otras tres mujeres. Diana, la adolescente millonaria hija del presidente del banco; Irina, su soñadora esposa y Sara, la becaria ayudante de Paula convertida en eficaz detective. Las tres son un potente motor en la trama y encarnan esa capacidad de evolución que tenemos.

¿Te refieres a adaptarnos a la situación?

Más bien a nuestra capacidad para cambiar las cosas y oponernos a lo que no es justo, a pesar de las enormes trabas que hemos encontrado a lo largo de los siglos.

¿Este es un rasgo común de las protagonistas de tus tres novelas anteriores?

En cierto modo, sí, aunque son muy distintas. Por otra parte, no me gustaría dejar de lado a los personajes masculinos que también tienen gran protagonismo en mis novelas.

Una vez leído “Mejor no saberlo”, creo que hay una denuncia social explícita… ¿Es así?

Me gustaría pensar que sí. Aunque la denuncia no tiene que estar reñida con el entretenimiento.

¿Tienes alguna norma a la hora de escribir?

Si hay algo que siempre quiero hacer cuando escribo (admito que soy bastante maniática) es cerrar todos los círculos que se han ido abriendo con cada personaje. Nunca me ha gustado quedarme sin saber el final.

D.R.
Tags:

libros