MoustacheGirl

Esta es la cuenta de trucos que te dice cómo apañarte unos zapatos y que parezcan nuevos

En lugar de comprarte unos tacones nuevos, dale otro rollo a los tuyos con estos trucazos

¿Diseñadora, yo? Sí, soy.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Tenemos el alma y el 'cuore' divididos. Por un lado, cada vez que vemos las colecciones nuevas de nuestras tiendas favoritas nos invade el ansia viva por arrasar con todo y no dejar ni las alarmas de los precios, y por otro, nuestra consciencia eco sale para advertirnos de lo malito que se pone el planeta con todo el consumismo que la moda genera y nos entra la fiebre de optar solo por la moda circular y comprar en tiendas de segunda mano (o en vinted, porque hay tesoritos) y reciclar todo lo que ya tenemos en el armario.

Y es precisamente esta segunda parte de nosotras la que vamos a explotar hoy, ya que gracias a la cuenta de Instagram que te vanos a descubrir, vas a aprender a apañarte cualquier zapato que ye tengas en tu poder y al que no le estés dando uso, y convertirlo en una pieza nueva y de tendencia. Vamos, que será prácticamente como estrenar zapatos nuevos cada día pero gastándote un total de cero unidades de euros.

¿Te parece imposible? Pues abre bien los ojos que vamos con el primer truqui.

Zapatos con lazo

Habrás visto que esta temporada se llevan mucho los zapatos joya adornados con cualquier tipo de lazo, aplique o broche, y si tienes alguna boda o evento en el horizonte seguramente este tipo de calzado sea una de las alternativas que tienes en mente. Pues bien, resulta que te los puedes crear tu misma y solo necesitas un pañuelo de un estampado molón que no sea muy grande.

Lo único que tienes que hacer es envolverte en él la punta del pie y meterlo dentro del zapato, dejando libres los dos extremos. Una vez hecho esto, átalo formando y lazo, y listo, zapatos nuevos en menos de un minuto.

Zapatos anudados estilo romano

Si no eres muy de lazos, otra opción que está totalmente en tendencia son los zapatos con cordones que suben por todo el pie hasta el tobillo, del estilo de las sandalias romanas que cada verano vuelven a ser las reinas.

Pues resulta que esto que parece tan complicado es casi más sencillo de conseguir que la opción anterior, ya que solo necesitas un cordón que sea del mismo color que el zapato en cuestión y anudarlo para que parezca parte del mismo. Así, solo tendrás que cruzarlo en en segundo dedo (¿tiene nombre ese dedo?), el que está al lado del dedo gordo, y cruzarlo de un lado a otro del pie hasta llegar al tobillo. Ahora mete el pie en el taconazo, y ¡voilà! 

Zapatos nuevos con gasto 0.