Shein

Con esta mascarilla de Shein volverán a verte la sonrisilla

También te vale para hacer un 'dientes, dientes'.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Imagínate que en un momento dado la Pantoja tiene que volver a decir esa mítica frase y seguimos en pandemia. Sería un problema, pero tranquilas que Shein, marca que cada vez más apuesta por mascarillas con un toque singular, ya tiene la solución. Hablamos de los tapabocas transparentes que la firma de moda china ha puesto a la venta. Lo tienen todo porque son bonitos y baratos.

¿Cómo vivíamos antes de las compras a golpe de clic? ¿A que ya ni te acuerdas? Pues eso, te tenemos que hablar de un superhallazgo fashionista que nos tiene a todas pegadas al telefonillo de la entrada de casa, esperando a que el cartero nos diga esa frase mágica que tanta 'ilu' nos hace: "tengo un paquete para entregarle".

Las mascarillas transparentes nos parecen una ideaza a tener muy en cuenta (el propio ministro de Sanidad ha dicho ya que están trabajando para aprobarlas). Más que nada porque dejarás de decir el desesperante "¿qué?". Ya sabes, que al hablar con una mascarilla de tela tapándote la boca, hay veces que no se te entiende muy bien. A ti y a los demás. Esto por no hablar de todas las personas que se comunican a través de la lectura de labios.

Shein

6 euros el pack de tres

Y es que la solución podría perfectamente estar en las mascarillas transparentes. Muchos dicen que necesitan un filtro para que no se empañen, pero hay especialistas en diseño que afirman que solo con la tela al rededor del plástico vale. Como las de Shein, para que nos entiendas.

Si al final el Gobierno las certifica, podrás volver a pintarte los labios, ¿lo habías pensado? Bueno, eso y que te vean sonreír, que no es poca cosa. Resumiendo: las mascarillas transparentes podrían devolvernos algo de naturalidad a nuestras vidas, sobre todo a la hora de relacionarnos. Dicen los psicólogos que los efectos sociales de una sonrisa son potentísimos: tienen el poder de generar otras sonrisas en los demás gracias a nuestras 'neuronas espejo'. Parece ser que estas neuronas se encargan de imitar de forma innata aquello que vemos en las otras personas. Vamos, ¡que sonreír es contagioso!