Women'secret

Antifaces cuquis para dormir más 'relajá' que la manita de Manué

Propósitos de año nuevo

Segregando melatonina en 3, 2, 1...

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Si quieres segregar bien de melatonina, aprovecha y cómprate uno de estos antifaces que no solo son cuquis sino que son de lo más cómodos. Dar mil vueltas en la cama, despertarte a mitad de la noche más veces que una madre cuando da el pecho, levantarte con la sensación de no haber descansado nada... ¿Te suena? Pues la solución a todos tus problemas nocturnos podría ser tan sencillo como comprarte un antifaz para dormir. Te explicamos. Resulta que cuando dormimos, nuestro cuerpo segrega una hormona que se llama melatonina, y que es la responsable de que descansemos correctamente durante la noche. Pero nuestra amiga la melatonina tiene una particularidad, solo la producimos en la oscuridad, por lo que si eres de las que se duerme con la tele puesta, con la persiana subida o con la puerta abierta es muy posible que cuando suene el despertador tengas la sensación de levantarte más cansada de lo que te acostaste.

Además, no te creas que para que tu cuerpo no produzca su melatonina tienes que estar durmiendo con un neón enchufado en la habitación, porque la típica luz que ilumina algunos aparatos electrónicos cuando están en stand by es capaz de inhibir la melatonina, aunque sea un punto mínimo de luz.

Antes de que entres en pánico y te pongas a desenchufar hasta el cargador del móvil, has de saber que por suerte esto tiene una solución muy sencilla: usar antifaz para dormir. Y es que, aunque el cine y las series nos hayan creado la idea en nuestra cabeza de que se trata de un accesorio que solo usan las señoras pijas para dormir, lo cierto es que se trata de algo muy útil y que, una vez que te acostumbres a usarlo, cambiará tu vida para siempre.

Características de un buen antifaz

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir uno adecuado es que tenga un tejido suave y gustoso, como el algodón, la seda o los de pelito en invierno. Otro punto importante es que sea de tu tamaño (bueno, del de tu cabeza), porque si compras uno que te quede muy grande se te acabará cayendo mientras duermes, y si coges uno muy pequeño te apretará los sesos y hasta las ideas, y no queremos algo incómodo para dormir.

Por eso, lo mejor es elegir uno que sea ajustable o que tenga un buen elástico, lo suficientemente firme para que no acabe dando de sí a la tercera noche que lo uses, pero lo suficientemente suelto como para que no nos haga daño al llevarlo.

¿Necesitas una ayudita extra a la hora de elegir el tu antifaz para dormir? Aquí te dejamos con algunos de nuestros favoritos.  

Cuore participa, de manera directa o indirecta, en diversos programas de marketing de afiliación. El equipo de Cuore recomienda de manera independiente productos y/o servicios de las marcas adheridas a tales programas de afiliación que puedes comprar en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Cuore puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de productos recomendados.