VladimirFLoyd / ISTOCK

¿Meter la cara en la nevera? El truqui de la abuela para tener una cara de actriz de telenovela

Te recomendamos subir la calefacción para leer este artículo. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Aunque seas más de verano que de invierno, coincidirás con nosotras en que, en los meses más fríos, nuestra piel tiene un aspecto mejor porque no sudamos tanto y las bajas temperaturas hacen que nos conservemos mejor que Walt Disney (pedimos perdón por el chiste). Por eso mismo, aunque seas un friolera de los pies a la cabeza, necesitas poner en práctica este truco de belleza que ya hacían antaño nuestras abuelas. 

(Abrígate para leer este artículo)

¿Que por qué el frío es bueno para la piel? Apunta ciela, que te contamos: 

El frío, al contacto con la piel, activa la circulación sanguínea, lo que con el tiempo ayuda a rejuvenecerla. Una mala circulación se produce cuando las venas se inflaman y la sangre no puede circular libremente. Aplicar frío en la cara ayuda a deshinchar las venas y de esta forma conseguirás un aspecto más sano. Por eso es tan importante lavarse la cara por las mañanas con agua bien fresquita. ¡A espabilarse! 

(La dura vida del madrugador)

Y hablando de madrugones, debes saber que el frío regenera, descongestiona y desinflama la zona de la bolsa o las zonas que acumulan más líquido. Hay algunas ojeras que toman forma de bolsa, se van arrugando y te hacen parecer una pasita. Por eso el hielo es un buen aliado para este tipo de inflamaciones. Apunta truqui: envolver algunos cubitos en un paño y aplicarlo bajo los ojos durante aproximadamente 15 minutos hará que desaparezcan.

Por otro lado, la piel se vuelve más tersa con el hielo, ya que consigue que se cierren los poros dilatados al contraerse con el frío y así, evitaremos que aparezcan nuevas arrugas y líneas de expresión. 

Este y otros trucos son los que nos ha chivado la maquilladora, Cristina Lobato, quien además nos ha dado el tip definitivo para antes de maquillarnos: Un hielo como primer antes de la base de maquillaje. Pero ojo, en pieles sensibles o reactivas deben ir con cuidado para no aplicar el hielo directamente sobre la piel: "El hielo se puede integrar en la rutina de higiene facial, siempre y cuando éste vaya cubierto por una toalla o paño de algodón que proteja la piel del contacto directo con el hielo. Masajear el rostro de esta manera para activar el frío", explica. 

Hacer esto puede llegar a ser beneficioso para preparar nuestra piel antes de la base de maquillaje: "El frío ayuda a redefinir el poro y a atenuar su presencia en el rostro por lo que nuestra piel tendrá un aspecto más liso y definido, perfecto para aplicar el maquillaje".

¿Preparada para pasar frío?