D.R.

Probamos las pestañas magnéticas y... ¡'Make up' fantasía en 30 segundos (de reloj)!

De verdad, son lo mejorcito del mundo mundial.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Seamos sinceras, nos encanta el maquillaje pero no somos tan 'pros' como para hacernos fantasías de las que vemos en los tutoriales de Youtube, por eso siempre tiramos de lo que sabemos hacer que viene a ser lo más basico basiquísimo. Peeeeeero, aquí vienen nuestra buena noticia: ¿si te dijéramos que hay un producto que te hará los 'make up' más fáciles y que solo tardarás 30 segundos en aplicarlo

Mejor, si te decimos que además este producto son pestañas postizas... Sí, lo que más nos gusta y lo más difícil de utilizar dentro del mundo del maquillaje. Lo habrás intentado millones de veces y, o te queda un estropicio, o nunca llegas a ponerte las pestañas postizas tan bien como los 'make up artist'. ¡Son imposibles! Y claro, el resultado es que acabamos pareciendo una muñeca 'chochona' desgastada. 

Por eso, en Cuore venimos a descubrirte un nuevo mundo: las pestañas magnéticas. Te decimos de buena mano que funcionan y lo sabemos porque las hemos probado (cuando sigas leyendo verás el resultado). ¿Cómo funciona este invento enviado desde el mismísimo paraíso del maquillaje? Pues muy fácil, con su mejor amigo... El eyeliner

Se trata de un delineador especial que hace contacto con los imanes de las pestañas para que se queden bien pegaditas. El truco es que el grosor de eyeliner coincida con el de los seis imanes y asegurarse que está bastante seco antes de aplicar las pestañas para que la unión quede bien fuerte. Al retirarlas si te quedan restos no uses limpiadores oleosos porque el aceite diluye de forma natural el 'pegamento' y puede acabar dañando tus propias pestañas.

D.R.

Pero lo mejor de todo (aparte de que su aplicación es sencillísima) es que las pestañas son reutilizables y duran hasta 35 usos y el 'eyeliner' 6 meses una vez abierto. ¡Fantasía para nuestra mirada!

Nosotras hemos utilizado las Nefer Lashes y flipa con el resultado:

D.R.