GETTY

Kim Kardashian, maquillada como una puerta en la MET Gala, pero... ¡Acorazada!

La pregunta: pa' qué

Tú no te pintas ni los labios con la mascarilla: ella se pasa tres pueblos con cara encapuchada. Digno de estudio esto.

CUORE.ES -

Este lunes Kim Kardashian (40) se convirtió en el centro de todas las miradas a su llegada a la Met Gala 2021 a pesar de que en ningún momento se le vio la cara debido a la máscara negra que le convertía en Dementor (de Harry Potter) al cubrirle por completo la cabeza y de la que solo sobresalía su larga coleta. En realidad, la única manera de adivinar que se trataba de ella era gracias a su silueta, que quedaba perfectamente resaltada gracias a un body del mismo color y un sencillo vestido con cola firmados por Balenciaga.

Horas antes del inicio del evento, su maquillador de confianza, Mario Dedivanovic, reveló en Instagram que todavía estaba ayudándola a prepararse, mostrando la gama de productos que estaba utilizando para conseguir que su piel tuviera un aspecto luminoso y compartiendo una foto del "detrás de la máscara", en la que se podía apreciar el maquillaje por el que se decantaron: con un labio nude y resaltando los ojos, que es una de las combinaciones favoritas de Kim.


¿Resulta realmente una sorpresa que, siendo la líder Kardashian, se maquillara incluso cuando nadie iba a verle la cara? En realidad no, porque tratándose de la noche más importante de la industria de la moda, nada puede dejarse al azar, y cabe la posibilidad de que Kim se quitara la capucha una vez entró dentro del Museo de Arte Metropolitano de Nueva York. Y, en cualquier caso, ya sabes que ella antes muerta que ir sencilla, así que no iba a ir con la cara lavada, algo que no hace ni aunque salga a comprar el pan (es un decir, no tiene pinta de bajar a menudo a pedirse dos pistolas, una más tostadita, que es lo que posiblemente le guste a North).

Viéndola subir por las míticas escaleras del edificio, era imposible no acordarse de su ex, Kanye West, que ha convertido las máscaras adornadas con tachuelas o pedrería en una de sus señas de identidad desde que empezó a ponérselas en 2014, pero aunque algunos medios, como Vogue USA, atribuyeron el diseño a su ex, la realidad es que no tuvo nada que ver: es más, horas antes le hizo 'unfollow' en Instagram así que ya ni en redes sociales les queda relación (y eso que hace unos días parecían estar en buenos términos).