ISTOCK

Consejos para el cuidado de la piel en verano: tips para lucir piel sana

Cuidados básicos para lucir una piel bonita

Prepara, protege e hidrata.

MARÍA VIÉITEZ | CUORE.ES -

Con la llegada del verano, no es solo nuestro armario el que debe adaptarse al cambio de tiempo y las altas temperaturas. Algo todavía más importante que debemos tener en cuenta es el cuidado de nuestra piel.

Durante la temporada estival, nuestra piel queda expuesta a las inclemencias de las elevadas temperaturas, los intensos rayos de sol y la falta de hidratación. Por este motivo, es necesario que adaptemos nuestra rutina de cuidados al verano, de manera que nuestra piel, tando de nuestra cara como del resto de nuestro cuerpo, pueda resistir a la temporada sin sufrir daños.

Y para ello, es fundamental tener en cuenta ciertos consejos que te indican cómo proteger tu piel por dentro y por fuera. Quizás ya estés aplicando algunos de ellos, pero hay otras maneras de cuidarte que, seguramente, no conozcas.

Utiliza protección solar a diario

Cuando llega el verano, escuchamos repetidas veces lo importante que es utilizar protección solar para evitar quemaduras. Pero lo cierto es que, a pesar de ser un consejo obvio, es malinterpretado por muchos que piensan que solo debes aplicar este tipo de cremas cuando tomas el sol en la playa o piscina. Pero no e trata solo de eso.

Durante el verano pasamos muchas horas al sol no solo cuando estamos de vacaciones. Y es que cada vez que salimos a la calle, nuestra piel está expuesta a los intensos rayos del sol, algo en lo que mucha gente no repara. Por ello, es fundamental que te apliques protección solar cada vez que salgas a la calle en todas las zonas de tu cuerpo que queden expuestas. Este consejo también deberías aplicarlo en invierno.

Hidrata tu piel (también a diario)

Para lucir una piel sana y protegerla al mismo tiempo, la hidratación es clave. Así, es recomendable que hidrates tu piel después de cada ducha y antes de acostarte. Esto la ayudará a soportar mejor los efectos del verano.

Hidrata tu cuerpo desde dentro

La hidratación por fuera es importante, pero también lo es la hidratación desde dentro. Para que tanto tu cuerpo como tu piel puedan soportar las altas temperaturas es fundamental que bebas 2 litros de agua al día.

ISTOCK

Esto evita que tu organismo se oxide, lo cual puede provocar la aparición de arrugas, acné y la retención de líquidos. Un organismo sano e hidratado te permitirá lucir una piel luminosa y resplandeciente.

Por ello, también es clave que mantengas una dieta rica en antioxidantes. Aunque también debes hacerlo en invierno, trata de comer abundantes verduras y fruta fresca durante el verano.

Acostúmbrate a utilizar sombrero y gafas de sol

Para evitar golpes de calor, la sobreexposición de la piel de tu rostro al sol y cualquier daño que este pueda provocar a tus ojos, es importante que utilices gafas de sol y sombreros que te protejan. Y no solo en la playa, también cuando sepas que vas a pasar varias horas bajo el sol en cualquier otro lugar.

Además, deberás evitar la exposición al sol durante las horas centrales del día. Si, es verdad, no queremos ser pesadas y sabemos que lo dicen cada verano en todos los telediarios. Pero aun así, todavía hay quienes se saltan esta regla básica.