oksy001 / ISTOCK

Llevas toda la vida usando mal el acondicionador para el pelo: te contamos el porqué

¿Tengo que usar acondicionador cada vez que me lavo el pelo? ¿Luego hay que echar mascarilla? Resolvemos todas tus dudas

A partir de ahora, lucir pelazo será más fácil.

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Aunque hay muchos mitos e ideas preconcebidas acerca del uso del acondicionador para el pelo, lo cierto es que es un producto que todo el mundo necesita utilizar después del champú, ya que puede ser realmente el punto clave para ayudarte a lucir pelazo, ya sea largo o corto.

Sin embargo, no es un producto que se utilice siempre de manera correcta, pero a partir de hoy no te va a quedar ninguna duda de cómo sacarle el máximo partido. 

Cómo elegir el producto adecuado

Como ocurre con todo, es importante elegir el producto que mejor se adapte a las necesidades de tu pelo, y eso incluye que puede que tu melena no necesite un acondicionador, sino otra cosa. La elección del producto perfecto, ya sea un acondicionador, una mascarilla o una crema nutritiva, debe hacerse en función de muchos factores, entre ellos la calidad de tu pelo. Así, si lo tienes dañado y seco es mejor utilizar cremas o mascarillas, que son más densas y nutritivas que el acondicionador. Si por el contrario tu pelo es graso o normal, entonces será mucho mejor utilizar un acondicionador.

Lo que no puedes hacer, bajo ningún concepto, es aplicar en el mismo lavado acondicionador y mascarilla, porque ambos crean una película sobre el pelo y por lo tanto el que uses en segundo lugar no penetrará nunca. Jamás de los jamases. Y solo te servirá para desperdiciar producto a lo tonto. 

Cómo, cuándo y cuánto debe usarse

En general, se recomienda utilizar el acondicionador de dos a tres veces por semana si el pelo está estropeadillo, y luego una vez por semana cuando se haya recuperado. Sin embargo, la dosis correcta de acondicionador que se debe utilizar en cada ocasión es una cuestión distinta: depende del estado del pelo y de su largura y cantidad. En general, lo único que hay que saber es que la cantidad ideal es la necesaria para cubrir toda la fibra capilar, es decir, de arriba a abajo, pero sin aplicarlo en la raíz.

En cuanto al cómo, aquí es donde viene la gran novedad, porque seguramente tú, después de lavarte el pelo con tu champú y aclararlo, te dispongas a aplicar el acondicionador de la misma forma que hiciste con el champú. ¡Pues mal! Para que penetre mejor en la zona de los largos y las puntas pero sin que se apelmace en la raíz, lo mejor es aplicarlo boca abajo, y luego volver a subir la cabeza y esperar al menos 3 minutos a que actúe. Por último, aclara con abundante agua fría y ya estarás lista para notar la diferencia de hidratación y suavidad.